Esta fiesta, que forma parte de las fiestas del barrio de Canamunt-Ciutat Antiga, se celebra desde hace más de 10 años y se ha convertido en una de las grandes verbenas del verano en Palma "por su oferta cultural y la gran cantidad de público que congrega", ha señalado el Ayuntamiento.

Está previsto que la declaración se apruebe en la próxima Junta de gobierno el 12 de julio.