La dirección de la planta de PSA Peugeot Citroën Vigo ha puntualizado este viernes que "no hay un proceso de negociación abierto" con los sindicatos acerca del aumento de los ritmos de producción y "por tanto, no tiene sentido la mediación", como reclaman las centrales.

Así lo han trasladado a Europa Press fuentes de la factoría, en respuesta a la convocatoria de huelga registrada este viernes por CIG, CC.OO., y CUT. Los tres sindicatos han convocado un paro para el próximo 15 de julio y han reclamado a la empresa que acepte la mediación como fórmula para solucionar el "conflicto" provocado por el aumento en el ritmo de producción y lo que ellos llaman "sobrecarga abusiva de trabajo".

Desde PSA Peugeot Citroën se ha precisado que "no tiene sentido" una mediación cuando no existe un proceso negociador, y también se han rechazado las acusaciones de estos tres sindicatos, "que representan solo a un 20 por ciento de la plantilla", sobre las condiciones de trabajo en el centro vigués.

Fuentes de la empresa ha reiterado que, para dar respuesta a la gran demanda de los vehículos Berlingo y Partner, se adoptó la decisión de aumentar la cadencia en un vehículo más por hora. Dado que se agotaron los mecanismos de flexibilidad contemplados, se han tomado otras medidas, informadas en la Comisión Paritaria de Tiempos (un órgano en el que ni CIG ni CUT están representadas porque no firmaron el convenio).

MEDIDAS DE ACOMPAÑAMIENTO

En todo caso, la dirección de la planta ha subrayado que ese aumento de cadencia fue una decisión tomada tras la realización de estudios técnicos y pruebas, y que está vinculada a una serie de medidas de acompañamiento, entre las que destaca la contratación de personal eventual.

Así, ha recordado que, en el último trimestre, se ha contratado a 145 personas eventuales y, este mes, está prevista la incorporación de otros 50 trabajadores. No obstante, ha incidido en que "la empresa está abierta a escuchar a los sindicatos" y sopesar otras medidas para "solventar los posibles problemas", pero ha recordado que "ya hay una comisión en la que se tratan esos temas".

Con respecto a las acusaciones de las centrales sobre jornadas de trabajo de 12 horas, la empresa ha reconocido que puede haber algún operario pero que, en todo caso, "son jornadas voluntarias y para dar respuesta a una necesidad puntual, no una solución sistemática".

Fuentes de la empresa ha asegurado no entender "que se provoque un conflicto por un aumento de actividad que favorece a la fábrica y, por tanto, a los trabajadores", y han advertido de que "no es oportuno actuar desde la confrontación y el conflicto", en alusión a la convocatoria de huelga de CIG, CC.OO., y CUT.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.