Desde el Consistorio han tomado esta decisión tras comprobar que mucha gente se subía en su tronco para hacerse fotografías desde que empezó el verano. Así, para evitar este hecho y posibles daños, se ha acordado poner una valla de protección mientras se estudia su cierre definitivo.

El olivo de Cort es un árbol de entre 500 y 600 años de vida, catalogado como árbol de singular protección por la Conselleria de Medio Ambiente. Tiene una altura total de seis metros y destaca su tronco, de siete metros de perímetro y 2,5 de altura, con cuatro ramas primarias.