Los hechos se remontan al pasado día 5 de julio, cuando los agentes constataron la muerte de un animal como consecuencia de las lesiones que le había producido un cepo colocado en una parcela de terreno de labor agrícola.

A raíz de estos hechos, los policías locales activaron un dispositivo de seguimiento y control con la finalidad de identificar a la persona que había colocado estos dispositivos, cuya instalación está terminantemente prohibida por Ley.

Tras las investigaciones pertinentes y fruto del dispositivo de vigilancia en la zona, se interceptó a una persona que reconoció haber colocado varios cepos para la captura de animales.

Los agentes procedieron a la localización de una persona que se dedicaba a la colocación de mecanismos para la captura de animales (cepos), práctica prohibida por la Ley, retirando gracias a esta intervención dichos elementos, dando traslado de todo ello a la Guardia Civil.

Por tal motivo, y al ser constitutivo de un presunto delito contra el medio ambiente y maltrato animal, se procedió a su detención, siendo anulados y retirados los cepos del terreno donde estaban colocados.

Consulta aquí más noticias de Murcia.