Inauguración de la Unidad del Dolor
Inauguración de la Unidad del Dolor JCYL

Valladolid tratará de manera integrada a los pacientes de sus dos áreas de salud en una única Unidad del Dolor que además servirá de referencia a las provincias de Burgos, Palencia, Soria y Segovia en las prestaciones más avanzadas y que se prevé que atienda a unas 10.000 personas al año.

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, ha inaugurado este viernes esta Unidad acompañado por el responsable de la misma, el actual jefe de Sección de la Unidad del Hospital Universitario Río Hortega, Enrique Ortega.

Sáez Aguado ha destacado que se trata de una de las prestaciones más avanzadas para los ciudadanos y ha incidido en que en el caso de Valladolid los dos hospitales suman esfuerzos y van a atender las necesidades de la provincia (520.000 habitantes) pero también sirve de referencia a otras cuatro (que suman 800.000 personas) .

El titular de Sanidad ve "especialmente relevante" dar respuesta al dolor crónico con un equipo de profesionales "muy cualificado" que atiende un problema que afecta a muchos ciudadanos e incluso algunos estudios señalan que entre el 30 y el 40 por ciento de la población tendrá en algún momento de su vida algún tipo de dolor que tendrá requerirá una atención más cualificada.

A este respecto, el consejero ha incidido en que la Unidad trabaja para conectar mejor el tipo de intervenciones con Atención Primaria y conformar una respuesta a unas necesidades que serán crecientes en el futuro. Para ello, Enrique Ortega ha señalado que cuentan con un médico de familia que colabora en esta materia y se ha diseñado un programa formación presencial muy ambicioso.

Sáez Aguado ha señalado que los ciudadanos no pueden acostumbrarse a vivir con dolor crónico por lo que supone para su calidad de vida y porque el impacto que tiene en el conjunto de la sociedad es "muy importante", ya que algunas de las patologías que se tratan en esta unidad son las que generan con mayor frecuencia baja laboral con lo que ellos supone para la economía.

"EMERGENCIA NACIONAL"

En este contexto, el responsable de la Unidad, Enrique Ortega, ha advertido de que el tratamiento del dolor crónico en los próximos años va a ser una situación de emergencia nacional debido al envejecimiento de la población, dado que en 20 años el segmento más abundante de población será el de más de 60 años, por lo que hay que adaptar las

estructuras sanitarias.

Para ello Ortega ha afirmado que en Valladolid se cuenta con una unidad "bastante grande" dentro de la media nacional, con recursos "bastante ajustados" a sus necesidades y, a su juicio, está "francamente bien dotada" y cuenta con unos recursos humanos importantes.

Otro punto en el que el ha afirmado que el Ministerio insiste muchísimo y en el que hay que trabajar es el empoderamiento de los pacientes, que son los que deben dirigir su enfermedad.

Para ello, ha explicado que desde octubre se pondrán en marcha las escuelas de pacientes, pero además se trabajará la asunción de responsabilidades por parte del paciente, algo que uno tiene que hacer cuando dirige.

La Unidad del Dolor de Valladolid es una de las ocho que existen en la Comunidad. Se trata de la más desarrollada, dado que en otras seis provincias (en Ávila y Segovia no hay) existen bien consultorios o unidades que también atienden a otras provincias.

Actualmente en Castilla y León hay 416.078 pacientes que padecen dolor crónico y para su atención el año pasado se ha llevado a cabo un total de 23.457 consultas sanitarias el año pasado, el 80 por ciento de las cuáles se han realizado en los 247 centros de salud y 3.655 consultorios locales que conforman la Atención Primaria castellanoleonesa.

La Unidad se crea para alcanzar una serie de metas concreta que giran en torno a dar una atención integral, con un único protocolo asistencial, para toda la población atendida desde la misma. Con esto se logrará mejorar los tiempos de acceso a los tratamientos y la realización de una valoración multidisciplinar de cada historia clínica.

Asimismo, la Unidad ofrecerá soporte psicológico a sus usuarios, abordará el dolor infantil y pondrá en marcha programas de tratamiento multidisciplinar intensivo, orientados a la reinserción laboral de los pacientes con dolor crónico.

CONSULTA TELEFÓNICA

También desarrollará un sistema de consulta telefónica con las unidades del dolor del resto de hospitales y centros de salud y consultorios de la Comunidad. Además, esta red telefónica permitirá que los profesionales de este servicio realicen consultas a los de otras especialidades sanitarias que puedan colaborar para garantizar la mejor asistencia a los pacientes.

En línea con las estrategias marcadas por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en materia de dolor, se ha trabajado por conseguir una Unidad de Tratamiento del Dolor multidisciplinar y de nivel III (máxima complejidad otorgada en el SNS). Dos condiciones que la acreditan como servicio con capacidad para tratar a pacientes con dolor crónico de cualquier etiología desde diversa perspectivas, tanto desde el punto de vista sanitario, como psicológico, social y laboral.

Para lograrlo esta unidad oferta atención en consulta externa de diagnóstico y tratamiento, hospital de día, hospitalización convencional, realización de procedimientos quirúrgicos e interconsultas. Y todos estos aspectos asistenciales estarán atendidos por cinco anestesistas, un rehabilitador y cuatro enfermeros especializados en dolor.

La Unidad contará además con un psicólogo clínico, cuya presencia servirá para ofrecer tratamientos altamente eficientes, de los que no se dispone actualmente, como la terapia cognitivo conductual o la autohipnosis. Asimismo, se incorporarán al proyecto otros profesionales en calidad de consultores siempre que sea necesario.

Por áreas, Valladolid Este aporta la colaboración de los profesionales del Servicio de Neurocirugía del Hospital Clínico Universitario. Con el fin de que estos ayuden a evaluar a los pacientes con dolor neuropático complejo y les ofrezcan la posibilidad de añadir a los tradicionales tratamientos de este tipo de patologías, otros más innovadores como por ejemplo la estimulación cortical.

El Área de Salud Valladolid Oeste mantiene el funcionamiento de los dos quirófanos semanales, destinados a las patologías relacionadas con el dolor, y las camas de hospitalización. Todo ello localizado en el Hospital Universitario Río Hortega.

Además se contará con las unidades de columna de traumatología de ambos hospitales, que aportan médicos especialistas en la evaluación y tratamiento de los pacientes con dolor espinal complejo. También formarán parte del equipo los pediatras especializados en el tratamiento del dolor en niños (Unidad de tratamiento del dolor infantil) y el funcionamiento de una consulta monográfica de dolor pélvico.

A nivel de equipamiento, la Unidad estará dotada con sistemas de radioescopia, ecografía y generadores de radiofrecuencia, que se emplearán en el control del dolor crónico. Y tendrá, incluso, una sala provista de un sillón de odontología para permitir el tratamiento del dolor orofacial.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.