Según el auto del juez al que ha tenido acceso Europa Press, "no se encuentra indicio alguno de que el testigo haya podido incurrir en un delito de falso testimonio en sus manifestaciones", ya que "no tenía razón alguna para mentir o no querer decir la verdad, siendo así que ofreció un testimonio coherente y lógico de todo lo que vio el día del hecho, y que resultó determinante de lo que a la postre el Jurado consideró probado".

Pedro Mielgo, policía nacional jubilado, aseguró durante el juicio oral seguido por el delito de asesinato de la que fuera presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, que siguió a Monserrat desde la pasarela del Rio Bernesga hasta la plaza del Mercado de Colón que es el lugar en el que la pierde de vista, algo en lo que según el juez "no existe ningún dato ni prueba de que no dijera la verdad".

La segunda manifestación por la que Monserrat y Triana consideraron que el testigo había incurrido en falso testimonio se refiere a haber negado la realización de una llamada al 112 instantes después del crimen, pero para el juez es "algo intrascendente aunque todo apunte a que efectivamente llevó a cabo dicha llamada", ya que se trata de "un lapsus o error del testigo, a todas luces intrascendente, que para nada ha influido en el resultado de la causa penal".

Consulta aquí más noticias de León.