La exportación de los vinos malagueños tiene como punto de partida un hecho anecdótico que tuvo lugar en la corte de la zarina. Según los datos históricos, fue Miguel de Gálvez y Gallardo el encargado de abrir las puertas del mercado ruso a este producto malagueño.

Distintas fuentes citan que, en 1791, siendo embajador plenipotenciario ante Catalina II, obsequió a la zarina con 48 cajas de vino dulce de Málaga. Cuando lo probó, Catalina eximió de aranceles durante un año a la exportación de los caldos procedentes de Málaga, han precisado desde el Ayuntamiento en un comunicado.

A partir de entonces, los vinos de Málaga tuvieron un lugar preferente en la gastronomía rusa, tal y como se recoge en numerosos testimonios literarios, que citan expresamente cómo estaba presente este producto en numerosas celebraciones rusas. La entrada a la conferencia es libre hasta completar aforo.

Consulta aquí más noticias de Málaga.