De acuerdo al relato remitido desde la Fiscalía, el hombre, al menos durante el año 2016, se dedicaba a vender sustancias estupefacientes. El 28 de noviembre de 2016, agentes del Cuerpo Nacional de Policía, tras recibir en el 091 una llamada del hijo del acusado, de 12 años, que convivía con él, acudieron al domicilio tras informar el menor de que su progenitor se dedicaba a vender droga.

Los agentes encontraron en la vivienda 1.900 euros en billetes, unos envoltorios de plástico con cocaína y una báscula de precisión. Igualmente se halló, en la habitación del acusado, un 'post-it' con distintas anotaciones que reflejaban nombres y cantidades procedentes de la venta.

Las sustancias

alcanzarían en el mercado ilícito los siguientes precios: 50.84 gramos de cocaína, con una riqueza en cocaína base de 83 por ciento, un total de 6.187,60 euros; y 14,75 gramos de cocaína, con una riqueza en cocaína base del 83,1 por ciento, un total de 1.797,22 euros.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito contra la salud pública, relativo a sustancias que causan grave daño a la salud, del artículo 368 del Código Penal y solicita que se condene al acusado, además de a cuatro años de prisión, al pago de una multa de 12.000 euros, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago de un día de privación de libertad por cada 100 euros no satisfechos, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y pago de las costas procesales.

Consulta aquí más noticias de Asturias.