Según han informado fuentes de la Benemérita el Seprona de Santa María del Campo (Burgos) fue informado del supuesto abandono de un perro en un paraje de La Ribera del Arlanza y, trasladados al lugar, verificaron la presencia de un cadáver de un can de raza mestiza pastor alemán y mastín español que se encontraba atado mediante una cadena metálica a una pesa de hormigón.

El perro presentaba evidencias de llevar muerto más de una semana y no contaba con microchip. Tampoco se vieron en las proximidades ni alimento ni bebida.

Las gestiones realizadas por la patrulla con la colaboración de la Unidad Veterinaria de la Junta de Castilla y León de la zona permitieron identificar al animal, así como a su propietario, un varón de 58 años identificado como J.M.L.M, al que se considera presunto autor de un delito de maltrato animal por abandono.

Las diligencias instruidas han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción Nº 1 de Aranda de Duero.

Consulta aquí más noticias de Burgos.