El pasado 4 de enero se desprendió una roca de grandes dimensiones en esa zona a consecuencia del temporal de lluvias de principios de año y la intervención en curso permitirá que quede sellada y no haya riesgos de desprendimientos, "garantizando con ello la seguridad de la zona, dado el elevado tránsito peatonal y de vehículos que registra esta carretera a su paso por el municipio".

Así lo ha explicado en una nota la delegada de Fomento y Vivienda, Mariela Fernández-Bermejo, quien ha defendido la "absoluta urgencia" con la que ha actuado su departamento en esta incidencia.

Esta obra tiene un presupuesto de 389.107 euros y es ejecutada por la empresa Desnivel Agranaltura. A esa cuantía hay que añadir el desembolso de 120.000 euros realizado después de la caída de la roca, sumando una inversión global de 509.107 euros.

En esa primera fase se adoptaron medidas urgentes, desplegando personal del centro de conservación integral de carreteras que atiende esta zona, el del Área Metropolitana de Granada y Sierra Nevada, con el fin de realizar la limpieza de la calzada, despejar la vía y llevar a cabo los trabajos esenciales para reforzar la seguridad de la ladera en el punto del incidente, para lo cual se extendió una red de cable y se aseguró un gran bloque inestable de unas 300 toneladas.

La solución que se aplica ahora contempla actuar en dos tramos; el primero situado a la entrada del núcleo urbano y el segundo ubicado en una zona contigua al punto del desprendimiento producido.

En el primer enclave se extenderán 4.500 metros cuadrados de malla de triple torsión, 300 metros cuadrados de malla de triple torsión reforzada, 4.500 metros cuadrados de red de cable y 300 metros de barras de acero.

En el segundo, se instalarán 3.000 metros cuadrados de malla de triple torsión, 1.000 metros cuadrados de malla de triple torsión reforzada, 3.000 metros cuadrados de red de cable y 200 metros de barras de acero.

La A-4050 atraviesa Otívar a lo largo de unos 900 metros, de los cuales en unos 200 metros discurre con una ladera en una de las márgenes. Constituye la calle principal del núcleo urbano, por lo que además de registrar tráfico rodado también tiene una importante circulación peatonal.

Se trata, por tanto, de una vía muy transitada, que arroja una elevada intensidad media diaria (IMD), con 1.714 vehículos al día (con un 4% de pesados), teniendo en cuenta el censo de población, unos 1.082 habitantes.

Esta intensa circulación no sólo se debe a su condición de principal arteria de comunicación del pueblo, sino también a la actividad empresarial que alberga, ligada al cultivo de frutos tropicales, muy típico en el Valle del Río Verde donde se inserta y que conlleva la entrada y salida de camiones para el transporte de estos productos. Asimismo, hay que tener en cuenta la proximidad de Otívar a Almuñécar (a tan sólo 12 kilómetros), siendo la A-4050, denominada también Carretera de la Cabra, la principal vía de conexión con la Costa Tropical desde ese enclave.

Consulta aquí más noticias de Granada.