Como ha indicado a Europa Press el portavoz del comité de empresa, Alfonso Mouzo, en esta primera etapa de un camino que culminará el

sábado en Santiago con una manifestación, los trabajadores están acompañados por el alcalde de Dumbría, el socialista José Manuel Pequeño, y por la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón.

La ruta, que culminará en A Picota (Mazaricos) tras recorrer unos 22 kilómetros, está encabezada por una pancarta con el texto 'As nosas centrais non se venden'. Mientras se aguarda la decisión del Gobierno gallego, los trabajadores claman 'Polo futuro da comarca'.

Ya el jueves, la marcha continuará otros, aproximadamente, 25 kilómetros para llegar a Negreira, municipio desde el cual se retomará el camino el viernes hasta Bertamiráns. La decena de kilómetros hasta la capital gallega se concluirá el propio sábado, día de huelga en las plantas y las centrales.

"SOLIDARIDAD"

Tras un llamamiento a la "solidaridad" con los trabajadores de Ferroatlántica para que la manifestación del sábado sea multitudinaria, la dirigente del Bloque ha exigido al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que aclare "de qué lado está".

"Del lado del empresario imputado por corrupción por supuesta financiación ilegal del PP o del lado del empleo", ha planteado a través de un comunicado emitido durante la marcha, antes de subrayar que están en juego casi 400 puestos de trabajo en Costa da Morte.

"Si cede al chantaje de Villar Mir estará finiquitando cientos de puestos de trabajo y permitiendo que un empresario que está forrado de pasta siga haciendo caja con un bien público", ha sentenciado la dirigente nacionalista.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.