Bebé recién nacido
Un bebé recién nacido. PIXABAY

Searyl Atli nació en noviembre en Canadá, en la Columbia Británica. Es un bebé, pero está creciendo sin tener un género asignado. De hecho, probablemente se trate del primer bebé del mundo que no tiene asignado un género en su partida de nacimiento.  En ese apartado aparece una U por unassigned, pendiente de asignar.

Así lo ha logrado, tras una reclamación judicial su padre Kori Doti. Y usamos la palabra padre como genérico porque el castellano no tiene el neutro parent de los ingleses, Doti es una persona que se define como no binaria, no se identifica con ninguno de los dos géneros establecidos y, por tanto, no se considera ni hombre ni mujer.

Según ha asegurado Doti al medio canadiense CBC News, "estoy criando a Searyl de esa manera hasta que tenga un sentido de sí mismo y un manejo del vocabulario suficiente para decirme quién es. Yo le reconozco como bebé y trato de darle todo el amor y apoyo para que sea la persona más completa que pueda, dejando aparte las restricciones que vienen con el paquete de ser niño o de ser niña".

Doti es miembro de la Gender-Free ID Coalition, que intenta que la asignación de género en documentos similares sea posterior y decidida por la persona. Es más, Doti es uno de los ocho litigantes de esa asociación que también han exigido a los tribunales canadienses que esa U conste en sus documentos oficiales.

Actualmente ya hay países como Australia, Pakistán o Nepal que están trabando en crear una nueva designación de género en los pasaportes.