Los herederos de J.R.R. Tolkien llegaron a acuerdo en una demanda por 80 millones de dólares contra Warner Bros. por las licencias para juegos online, máquinas recreativas y otros artículos ligados a las apuestas basadas los libros de El Hobbit y El Señor de los Anillos.

El acuerdo por parte de los herederos de Tolkien y la editorial HarperCollins con New Line Cinema, una unidad de Time Warner Inc que ha llevado al cine las novelas en dos trilogías, y Saul Zaentz Co, propietaria de varios derechos de marketing, fue divulgado en un documento judicial en Los Angeles.

El texto también resuelve contrademandas de Warner Bros. y Zaentz. Los términos exactos del acuerdo no fueron hechos públicos.

"Las partes están satisfechas de haber resuelto este asunto en forma amistosa y esperan ansiosas trabajar juntas en el futuro", dijo el portavoz de Warner Bros., Paul McGuire, en un comunicado .

Las partes están satisfechas de haber resuelto este asunto en forma amistosa

Bonnie Eskenazi, abogada de los herederos de Tolkien y de HarperCollins, que es una unidad de News Corp, lanzó un comunicado expresándose en los mismos términos.

Los herederos de Tolkien decían que los acusados habían violado un acuerdo de 1969 que permitía la venta de mercancías "tangibles" al asociar los libros con el "mundo moralmente cuestionable (y decididamente no literario) de los juegos online y los casinos".

Agregaron que eso "indigna a la devota base de fans de Tolkien" y que daña irreparablemente el legado del autor inglés, quien murió en 1973 a los 81 años.

La demanda por derechos de autor fue presentada en noviembre de 2012.

La recaudación total en todo el mundo de las tres películas basadas en la trilogía de El Señor de los Anillos y las otras tres desarrolladas a partir de El Hobbit, todas ellas dirigidas por Peter Jackson, rondaron los 5.850 millones de dólares en los cines de todo el mundo.