Atentado suicida en Damasco
Estado en el que ha quedado la plaza Al Gadir de Damasco tras un atentado suicida con coches bomba. AFP

Al menos 18 personas han muerto y 15 han  resultado heridas este domingo en un atentado suicida con coche bomba en el casco antiguo de Damasco, ha informado el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

A primera hora de la mañana de este domingo, las fuerzas de seguridad sirias persiguieron tres coches bomba que se dirigían hacia el centro de Damasco. Lograron interceptar dos a la entrada de la ciudad, pero el tercero logró alcanzar la plaza Tahrir donde el conductor hizo explotar el vehículo.

Entre los fallecidos se encuentran siete miembros de las fuerzas de seguridad gubernamentales y el terrorista suicida, que conducía uno de los vehículos con explosivos, según la ONG, que también ha afirmado que varios de los heridos se encuentran en estado grave.

La agencia oficial siria Sana ha indicado que solo uno de los tres coches bombas fue detonado por los terroristas, mientras que los otros dos fueron interceptados por la Policía y detonados de forma controlada.

La explosión realizada por los terroristas se produjo en la plaza Al Gadir, en el barrio de Al Amara, cerca de la conocida plaza Tahrir, en el casco antiguo de Damasco. Los terroristas activaron los explosivos cuando se vieron cercados por los policías que los estaban persiguiendo, según Sana.

Las otras dos explosiones sucedieron en la carretera del aeropuerto y, según una fuente de seguridad citada por Sana, esas detonaciones fueron realizadas por las fuerzas de seguridad.

Damasco se ha mantenido globalmente al margen de los violentos combates que desde el inicio del conflicto en 2011 devastan el país. Pero la capital siria se ha visto en cambio sacudida por mortíferos atentados que han dejado decenas de muertos.

Los últimos grandes atentados en Damasco se produjeron a mediados de marzo y en ellos murieron unas treinta personas, cuando dos suicidas atacaron de forma casi simultánea el Palacio de Justicia y un restaurante frecuentado por representantes gubernamentales en el barrio de Al Rabua. El grupo terrorista Estado Islámico (EI) asumió esos ataques, pero el atentado de este domingo aún no ha sido reivindicado por ningún grupo.