Rosario
La cantante Rosario posa en el Teatro Real de Madrid, donde actuará el 28 de julio. JORGE PARÍS

Llevar con dignidad y arte el apellido Flores es un logro que implica mucho trabajo. Veinticinco años de carrera avalan a Rosario, que se encuentra preparando un concierto rodeada de amigos en el Teatro Real de Madrid (28 de julio). Nos colamos entre bambalinas para hablar sobre su presente y su brillante futuro.

Es su primera actuación en el Teatro Real. ¿Cómo va a vivir esta experiencia?

Muy ilusionada, ya era hora de que viniera a cantar aquí. Va a ser una noche de gloria con mis amigos, como Pablo López, Bebe, India Martínez y alguna sorpresa más…

¿En quién pensará antes de subirse al escenario?

No quiero pensar en nada [risas]. Como le de vueltas a la cabeza, voy a salir muy nerviosa. Lo importante es dejarse llevar por el sentimiento, por el instinto y por las ganas.

¿Y tiene alguna superstición?

Tampoco, solamente mirar para arriba y acordarme de los ángeles que me acompañan. También ayudará haber descansado y dormir bien para tener buena voz.

También es una fecha especial porque se cumplen 25 años de su primer disco, De ley…

Sí, estamos pensando en hacer un disco-homenaje a estos 25 años, que seguramente saldrá en un año o dos. Ahora estoy en un momento muy bonito con mi álbum Gloria a ti, vengo de Latinoamérica y la gente se sabe las canciones, quería defenderlo un poquito. Pero tengo muchas ganas de que salga ese homenaje.

¿Cómo era comenzar una carrera en solitario en 1992?

Fue duro al principio, salí a cantar con 26 y podía haberlo hecho con 16... lo que pasa es que era la hija de Lola Flores, la gente me exigía mucho y yo no me podía equivocar. Estuve esperando el momento de sentirme segura. Mi hermano y yo nos juntamos y empezó a componer para mí. Pensaba que se me iba a pasar el arroz, que iba a salir muy mayor y lo hice porque me ahogaba, lo necesitaba. Nunca pensamos en el éxito que íbamos a tener. Desde ese momento, la gente me ha identificado siempre como Rosario.

Sacarse pronto la etiqueta de 'hija de', ¿le quitó un peso de encima?

Era el único peso que tenía, pero también era la honra. Si no hubiera sido su hija no tendría este arte ni mi hermano podría haberme compuesto mis primeras canciones.

Hace un dúo con su hermano, Hace tiempo, en el disco. ¿Cómo se rescató su voz? ¿Qué sintió al escucharlo?

Se me rompió un poco el corazón y me quede en shock, porque hacia 20 años que no escuchaba nuestras voces juntas. Mi hermano y yo no dejamos muchas grabaciones juntos. Tiene un mensaje muy profundo.

Para muchos, Antonio Flores sigue siendo un genio…

Imagínate. Ahora, a los cantantes con los coincido (Manuel Carrasco, Bisbal...) les pregunto la edad y me dicen que 33, que era la edad con la que se fue Antonio, y parecía que lo había hecho todo en la vida. Figúrate lo que hubiera hecho si no, estaba todavía en el comienzo. Ahora me doy cuenta de lo joven que se fue.

Hablemos del futuro. Ya ha confirmado que estará en la nueva entrega de La Voz Kids. ¿Mejor los peques que los mayores?

Totalmente, a mí que no me quiten a mis niños. Me lo paso muy bien, me aportan mucho y soy muy niñera, me encantan.

¿Se ha planteado tomarse un descanso?

No a ese límite pero, quieras que no, ya no tienes 20 años y se nota. Los aviones, los hoteles… esta vida es complicada, pero compensa mucho en el escenario aunque cueste estar fuera de casa. Pero también es verdad que tengo más horas de avión que una azafata [risas].