'Sense 8'
Jamie Clayton como Nomi, junto a su novia en 'Sense 8'. NETFLIX

Madrid celebra esta semana el World Pride, una fiesta multitudinaria que reivindica la diversidad y la tolerancia. Bajo el lema Viva la vida, el tema central de este Orgullo Gay será la visibilización de las personas transexuales, el grupo más olvidado del colectivo LGTBI y, sin duda, el que más obstáculos encuentra en la sociedad.

Se trata de personas cuya dignidad "está siendo vulnerada continuamente al ser consideradas personas enfermas", denuncia Jesús Generelo, presidente de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB). 

Como ha sucedido –y sigue sucediendo– con gays y lesbianas, la producción audiovisual, especialmente Hollywood, funciona como la más efectiva herramienta de normalización, también para la transexualidad. Su gran alcance convierte a series, películas y celebridades en grandes ventanas globales, en espejos en los que mirarse y descubrir realidades que van más allá del entorno inmediato.

Aunque hace no demasiado tiempo parecía imposible, la presencia de personajes homosexuales en la ficción ya es algo habitual. Los hombres y mujeres trans todavía se encuentran en el inicio de ese proceso, con algunas figuras que ya empiezan a abrir camino... y mentes.

Entre las más combativas se encuentran las hermanas Wachowski, Lana y Lilly. Alcanzaron la popularidad como Andy y Larry Wachowski, los directores de Matrix. Tras el éxito, Larry no tardó en comenzar el tratamiento para transformarse en mujer. En 2012, con buena parte de la industria en contra (llegaron a negar que el cambio de sexo se había producido), Lana decidió salir del armario y, con ello, tratar de ayudar a otras personas transexuales.

Desde entonces, Lana Wachowski se ha convertido en una reconocida activista por los derechos de los transexuales. Su hemano Andy también se ha sometido al cambio de sexo y en abril de 2016 apareció ya como Lilly Wachowski. Ellas han dado a luz a uno de los personajes trans más populares de la televisión, Nomi, una de las protagonistas de la serie de Netflix Sense 8 y probablemente un reflejo de las emociones y experiencias de sus creadoras.

Lana Wachowski se ha convertido en una reconocida activista por los derechos de los transexuales

Lesbiana y transexual, Nomi está interpretada por una actriz también transexual, Jamie Clayton. No es un caso único. En la aclamada Orange is the New Black, la actriz Laverne Cox interpreta a la reclusa Sophia Burset, ambas trans.

Sin embargo, estos dos casos son excepcionales, ya que lo más habitual sigue siendo que los personajes transexuales estén interpretados por actores y actrices cisgénero (un término que se utiliza para describir personas cuya identidad de género y género asignado al nacer coinciden). Es más, esos papeles parecen imanes para los premios: Hilary Swank ganó un Óscar por Boys don't cry, Jared Leto ganó otro por Dallas Buyers Club, Eddie Redmayne estuvo nominado por La chica danesa y Jeffrey Tambor obtuvo un Emmy por su papel protagonista en Transparent, una aclamada serie que gira en torno a la transexualidad y que sí cuenta con actrices trans como Alexandra Billings.

Este hecho ha generado un debate que se aviva cada poco tiempo: los personajes transexuales, ¿no deberían estar interpretados por actores y actrices transexuales? El principal argumento que usan los defensores de esta idea es que el hecho de utilizar actores cis en roles trans no hace más que perpetuar la idea de que las transexuales son hombres con peluca, maquillaje y vestidos.

Una de las última polémicas a este respecto tuvo lugar el año pasado, cuando el actor y productor Mark Ruffalo eligió a su amigo Matt Bomer para interpretar el papel de una mujer trans. Tras generar un gran revuelo entre las transexuales, Ruffalo reconoció que tal vez era hora de hablar y reflexionar sobre el tema.

Sin embargo, hay quien piensa que por ahí no se alcanza la normalidad, que ese debate es innecesario y que lo realmente interesante sería que los actores y actrices trans interpretasen también papeles cis. Es muy complicado encontrar ejemplos. Quizás el único destacable es la intervención de la comediante británica Bethany Black en Doctor Who, en el episodio Ya no dormirá (el noveno de la novena temporada moderna), donde interpreta el papel de una mujer cisgénero.

Es muy significativa la escasa visibilidad de los trans masculinos en comparación con las trans mujeres

No es el único caso minoritario dentro de la transexualidad. También es muy significativa la escasa visibilidad de los trans masculinos en comparación con las trans mujeres. En ficción, uno de las figuras más destacables es la de Max, personaje interpretado por Daniela Sea en The L Word (L en España).

Al margen del cine y la televisión, Chaz Bono (hijo de Cher y Sonny Bono) y Stephen Ira Beatty (hijo de Warren Beatty y Annette Bening) son dos de las más reconocidos transexuales varones. Es más que probable que Siloh, el hijo de Angelina Jolie y Brad Pitt que acaba de comenzar el tratamiento para convertise en hombre, también se acabe convirtiendo en uno de los transexuales masculinos con mayor visibilidad internacional.

Es cuestión de tiempo que estas cuestiones dejen de ser motivo de debate y que cualquier actor y actriz, independientemnte de su identidad de género y orientación sexual, pueda interpretar cualquier tipo de papel sin que nadie se escandalice. Mientras eso llega, series como Glee, The OA, Nip/tuck, Degrassi, películas como Mi vida en Rosa, Transamérica, Las aventuras de Priscilla, reina del desierto, Todo sobre mi madre y figuras como Alexis Arquette, Bruce Jenner (padrastro de las Kardashian), Amanda Lepore, Jenna Talackova (aspirante a Miss Universo por Canadá) o Dana Internacional van abriendo camino.