Representantes del Laboratorio de Investigación e Intervención en Filosofía y Ética (LIFE) han advertido de que la implantación de la huella digital como sistema de identificación para los trabajadores y usuarios de Lanbide es una medida "extremadamente agresiva" que, además, no está exenta de problemas técnicos, por lo que han invitado a los parlamentarios a que sean ellos y los defraudadores fiscales los primeros en someterse a esta forma de control biométrico.

Dos portavoces de este organismo han comparecido este miércoles ante el Parlamento Vasco, a petición de Elkarrekin Podemos, para expresar su opinión respecto a la implantación de la huella digital, es decir, la lectura de las huellas dactilares mediante un escáner, como sistema de identificación de los trabajadores y usuarios de Lanbide.

Ambos representantes del Laboratorio de Investigació e Intervención en Filosofía y Ética (LIFE) han expresado sus "reservas" ante la implantación de un sistema que puede implicar una "discriminación" de los perceptores de las ayudas sociales que gestiona Lanbide.

Estos expertos han criticado que el Gobierno Vasco haya presentado esta medida como un sistema necesario para evitar el "fraude" en la percepción de las ayudas sociales. Según han recordado, los propios datos del Ejecutivo autonómico constatan que las irregularidades en la percepción de las prestaciones sociales es inferior al uno por ciento, por lo que consideran que no se trata de una medida "equilibrada".

"VULNERABLES"

Los representantes de LIFE han criticado que se presente a los usuarios de Lanbide como "sospechosos de fraude", y han invitado al Gobierno Vasco y a los partidos políticos a empezar a aplicar esta medida "por arriba", y no en los sectores "más vulnerables" de la sociedad.

De esa forma, han propuesto a los parlamentarios que implanten el sistema de huella digital para perseguir el fraude fiscal y para identificarse ellos mismos cuando acceden al Parlamento autonómico, ya que también ellos son "potenciales comitentes de un crimen de identidad".

Al margen de sus objeciones éticas a una medida "extremadamente agresiva", ambos representantes de LIFE han cuestionado la eficacia del sistema de identificación por huella digital desde un punto de vista técnico.

De esa forma, han citado estudios universitarios que constatan que la mayoría de los sistemas de control por huella digital utilizan una lectura "parcial" de las huellas dactilares, lo que da lugar a posibles errores. Esto se debe a que, si bien no existen dos huellas completas idénticas, sí hay casos en los que una parte de la huella de dos personas reúne las mismas características.

Por otra parte, han denunciado que estos sistemas tienen "muchos aspectos negativos", y han advertido contra la "falsa dicotomía" que plantean quienes "contraponen la libertad y los derechos fundamentales con el control y la seguridad".

También han asegurado que, para que exista un "verdadero tratamiento ético" de las personas a las que se aplica la medida, debe existir un consentimiento "expreso e informado por su parte", pero han asegurado que, al ser un requisito imprescindible para acceder a las prestaciones de Lanbide, el consentimiento que puedan dar los usuarios para someterse a este control biométrico "no es voluntario ni autónomo".

Consulta aquí más noticias de Álava.