Eximen de pena a una francesa que ayudó por amor a un iraní a entrar al Reino Unido

  • La Fiscalía pedía para Beatrice Huret un año de cárcel.
  • "La solidaridad es loable, pero no a cualquier precio", consideró la fiscal.
  • Junto a ella hay otros tres acusados por ayuda a la inmigración ilegal.
Varios migrantes esperan una cola en el centro de recepción de corta estancia en el campamento conocido como 'La Jungla' durante su desmantelamiento en Calais (Francia).
Varios migrantes esperan una cola en el centro de recepción de corta estancia en el campamento conocido como 'La Jungla' durante su desmantelamiento en Calais (Francia).
Etienne Laurent / EFE

Un tribunal del norte de Francia ha considerado culpable a Béatrice Huret, una mujer residente en Calais (norte) que ayudó a un inmigrante iraní a cruzar ilegalmente al Reino Unido en barco por estar enamorada de él, pero la eximió de pena.

Huret, cuya historia ha inspirado el libro publicado el mes pasado Calais mon amour, afronta, junto a otros tres sospechosos, un proceso judicial en el tribunal correccional de Boulogne-sur-Mer (Pas-de-Calais, norte de Francia) por haber ayudado a inmigrantes a pasar al Reino Unido de forma ilegal.

El caso de Huret, de 45 años, viuda de un policía y que ha sido votante del ultraderechista Frente Nacional (FN), ha llamado la atención de los medios franceses al haber justificado su acción por estar enamorada de un exiliado iraní, Mokhtar, de 36 años y al que conocióen 2016 en el campamento de Calais.

En su comparecencia ante el Tribunal, la voluntaria aclaró que no hizo negocio al pasar clandestinamente a inmigrantes que estaban radicados en las afueras de Calais y señaló que si accedió a que Mokhtar viajase al Reino Unido fue "por amor".

Huret contó que compró el barco de la travesía por 1.000 euros enviados por la familia de Mokhtar.

Aclaró además que si fuese una traficante de inmigrantes, habría puesto a seis o 12 inmigrantes en un barco para capacidad de seis plazas (finalmente viajaron tres, entre ellos Mokhtar).

"La solidaridad es loable, pero no a cualquier precio", consideró la fiscal Boulogne Camille Gourlin, quien, no obstante, reconoció que Huret "no recibió ninguna remuneración" por la travesía al Reino Unido.

Los otros tres sospechosos juzgados por ayuda a la inmigración ilegal son Ghizlane Mahtab, madre de cuatro hijos residente en Calais, el iraní Mohammad Golshan y el francés Laurent Caffier, activista de la ONG No Borders y voluntario en la campamento de inmigrantes de Calais.

Al voluntario Laurent Caffier le aplicaron la misma fórmula que a Huter, mientras que a Ghizlane Mahtab, madre de cuatro hijos residente en Calais, y al iraní Mohammad Golshan les decretaron seis meses de cárcel exentos de cumplimiento para la primera y de tres años con 16 meses exentos para el segundo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento