Piso turístico
Una mujer en un piso turístico del distrito barcelonés de Ciutat Vella. ACN

Las viviendas dedicadas al alquiler turístico necesitan estar ocupadas todos los fines de semana como mínimo para poder igualar la rentabilidad del alquiler residencial en España, según un estudio comparativo sobre el alquiler turístico y residencial realizado por Alquiler Seguro. "A priori el alquiler turístico puede parecer una modalidad muy rentable", aunque "la realidad es otra muy diferente", asegura esta empresa (dedicada al alquiler residencial).

En concreto, en Madrid se necesita una ocupación media de unas 15 -18 noches al mes para poder igualar la rentabilidad del alquiler residencial, mientras que en Barcelona los inmuebles tienen que estar habitados entre 12 y 15 noches para igualar la rentabilidad de los pisos alquilados de forma tradicional. No obstante, hay zonas de ambas ciudades donde el alquiler turístico no alcanza una ocupación mínima rentable. En la mayoría de los distritos de Barcelona, la ocupación media de los pisos turísticos es menor que la registrada en Madrid.

Se requiere tener ocupado el piso un mínimo de noches y, aunque parezca sencillo, no lo esSegún el consejero delegado de Alquiler Seguro, Antonio Carroza, dice que "para conseguir que una vivienda turística destinada al alquiler turístico sea más rentable que los arrendamientos tradicionales, se requiere tenerla ocupada un mínimo de noches y, aunque parezca sencillo, no lo es". De hecho, la ocupación depende de la época del año y de la zona en la que esté el inmueble. Por ello, Carroza apunta que la ocupación puede ser "muy variable" y puede "oscilar mucho".

Esta situación, según Carroza, elimina la creencia provocada por la burbuja informativa sobre el alquiler turístico, que ha provocado que algunos propietarios se interesen por "rentabilidades ficticias". En esta línea, el consejero delegado de la plataforma afirma que en las zonas con mayor presión turística este interés por las "rentabilidades ficticias" ha provocado "ligeros aumentos de las rentas en el alquiler residencial, por encima de los incrementos naturales", mientras que en las zonas en las que no existe esta presión, existen desajustes entre la oferta y la demanda.

La plataforma afirma que para analizar la rentabilidad ha tenido en cuenta los ingresos, suministros, tributaciones, la ocupación o la tributación. En esta línea,  destaca que los gastos en los inmuebles turísticos son más elevados porque el pago de algunos servicios corre a cargo del propietario, mientras que en el residencial es el inquilino el que hace frente.