La artista Rosa Barba convierte el Palacio de Cristal del Retiro en una peculiar sala de proyección

  • La sala acoge hasta el 27 de agosto una instalación site specific titulada Registros de tránsito solar.
  • Bajo el enorme techo de cristal del edificio se han colocado varias placas de vidrio, cuando el sol pasa a través de ellas refleja en el pavimento imágenes tridimensionales animales.
Instalación site especific titulada 'Registros de tránsito solar' y creada por la artista italiana Rosa Barba para el Palacio de Cristal. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Fotografía: Joaquín Cortés / Román Lores. Archivo fotográfico del Museo Nacional Reina Sofía.
Instalación site especific titulada 'Registros de tránsito solar' y creada por la artista italiana Rosa Barba para el Palacio de Cristal. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Fotografía: Joaquín Cortés / Román Lores. Archivo fotográfico del Museo Nacional Reina Sofía.
JOAQUÍN CORTÉS / ROMÁN LORES

El Palacio de Cristal de Parque del Retiro se convierte estos días en una peculiar y enorme sala de proyección cinematográfica, una ocasión propicia para visitar este singular edificio de Madrid y redescubrirlo de una forma totalmente distinta. Allí la italiana Rosa Barba (Agrigento, Italia, 1972), una artista visual y cineasta afincada en Berlín ha creado una instalación site specific titulada Registros de tránsito solar (Solar Flux Recordings), que el propio director del Museo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel, ha tenido a bien comisariar.

El propio nombre de la pieza anticipa lo que allí vamos a poder descubrir. Barba ha dispuesto en el interior del edificio, bajo su enorme techo de cristal, varios cuadrantes hechos de acero que son una réplica de varias partes del edificio (ventanas, columnas y arcos). En total nueve grupos escultóricos cuyo interior lleva placas de vidrio templado con colores de filtros de película.

El resultado final es espectacular. El sol pasa a través de estos cristales y refleja en el pavimento imágenes tridimensionales proyectadas y animadas por él, convirtiéndose en la materia prima esencial y necesaria para dar vida esta singular película, que podemos disfrutar hasta el próximo 27 de agosto.

La naturaleza es la propia máquina

La artista italiana es experta en contextualizar sus obras en el entorno y con las arquitecturas donde se ubican, conviertiéndoles también en protagonistas principales de sus trabajos. Su objetivo es que el espectador pueda ver más allá de la obra y perciba, en este caso a través de los cristales del palacio, la belleza del paisaje, los árboles, el cielo, las nubes... La naturaleza es la propia máquina que hace funcionar esta obra y esto también quiere hacernos reflexionar, en un mundo tan extremadamente tecnológico, que podemos relacionarnos con otro tipo de tecnologías.

Así ha ocurrido con la mayoría de los trabajos ideados por Barba desde finales de los 90. White Museum en el Centre International d'Art & du Paysage de Vassivère en 2010, Free Post Mersey Tunnel en la Bienal de Liverpool de ese mismo año o su reciente instalación para el Schirn Kunsthalle de Frankfurt titulada Blind Volumes (2016) son algunos ejemplos de esta búsqueda incesante de la simbiosis entre arquitecturas obsoletas, paisajes naturales y obra de arte.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento