Coco Chanel, la diseñadora que 'bebió los vientos' por el arte

  • Una exposición repasa la relación de la diseñadora francesa con numerosos artistas de las vanguardias de principios del siglo XX como Picasso, Cocteau, Dalí o Apeles Fenosa.
  • Puede verse en el Museo de la Pasión de Valladolid hasta el 27 de agosto.
Fotografía de Coco Chanel tomada por Man Ray en 1937.
Fotografía de Coco Chanel tomada por Man Ray en 1937.
MAN RAY

Decía Coco Chanel que "el buen gusto hace bien a ciertos valores espirituales auténticos: como el propio gusto". Siguiendo esta máxima, la mujer que revolucionó -y sigue revolucionando más de 100 años después de su nacimiento- los cánones de la moda supo rodearse de todo tipo de artistas que mejoraron su buen gusto y sensibilidad.

De esto trata Chanel y el arte. Más allá de la moda, una exposición que va más allá de las ropas, los bolsos, los sombreros y los perfumes que le dieron fama mundial a esta inmortal diseñadora para ahondar en su relación con las vanguardias de principios del siglo XX y aquellos que fueron sus máximos representantes.

Gracias a ella vamos a comprobar como Chanel se convirtió en un personaje "que no ha perdido presencia en la actualidad y que se presenta aquí con la compañía de grandes maestros del arte", señala Jean Marie del Moral, miembro del Patronato de la Fundación Apel-les Fenosa, institución que ha aportado varias de las piezas expuestas.

Precisamente fue el escultor español Apeles Fenosa, junto con el pintor José María Sert, quienes introdujeron a la diseñadora francesa en el ámbito de las artes y la intelectualidad de la época. Con Sert y su esposa, la pianista Misia, mantuvo una amistad que duró hasta su muerte. Con ellos viajó por primera vez a Italia donde se empapó del arte clásico y Sert decoraría el apartamento de Coco.

Los dibujos de Cocteau

Otro español que le fascinó y con el que mantuvo una relación estrecha sería Picasso. De él llegó a decir: "El hombre me gustaba. En realidad, lo que amaba era su pintura, aunque no la comprendiera en absoluto. Los siglos pasan las civilizaciones se derrumban pero Alá sigue siendo grande y Picasso es su profeta. También es un demonio que volverá para confundir a futuras generaciones de pintores".

A Cocteau le conoció en 1917 a través de Misia. Para él realizaría el vestuario de la ópera Edipo Rey, que se estrenó el 30 de mayo de 1927 en el Teatro Sarah Bernhardt con música de Stravinski y libreto en latín del propio Cocteau. En la exposición podemos ver varios dibujos de polifacético artista y una fotografía tomada por François Kollar donde se puede apreciar un dibujo de Cocteau en el apartamento de la diseñadora.

El romance con Apeles Fenosa

Del autor de Orfeo y Los padres terribles también podemos admirar un busto realizado por Apeles Fenosa, quien se había instalado en París por mediación de su buen amigo Picasso. Entre él y Chanel surgió algo más que una amistad, así lo atestiguan las fotografías realizadas por George Hoyningen-Huene en 1939. Ella le mantuvo en París y entre 1939 y 1940 vivieron juntos en el hotel Ritz hasta que él se cansó de la opulencia y la adicción de ella por la morfina. De forma paradójica, Chanel acabaría diseñando el vestido de su futura mujer, Nicole, en 1948.

La lista de sus ilustres amigos no acaba aquí. También ocupa un lugar destacado uno de los más célebres retratos de Coco realizado por Man Ray y el que tiene acompañada de Salvador Dalí. Con el pintor surrealista pasó dos semanas en Arcachon en 1939 y fue el único del que poseyó un cuadro (unas espigas de trigo sobre fondo negro).

Del gusto recíproco entre el arte y la moda -que también está presente con algunos vestidos, abrigos, bolsos y zapatos de la diseñadora- podremos empaparnos gracia a esta exposición que permanecerá a el Museo de la Pasión de Valladolid hasta el 27 de agosto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento