Botellas de vidrio reciclado
Botellas de vidrio reciclado BRIAN HALLETT / ECOVIDRIO

Así lo pone de manifiesto un estudio de sostenibilidad sobre la introducción del SDDR obligatorio para envases de bebidas -excepto lácteos- realizado por la Cátedra Unesco de Ciclo de Vida y Cambio Climático de la ESCI-UPF, institución pública fundad por la Generalitat de Catalunya y la Universitat Pompeu Fabra. El proyecto se ha presentado este jueves en València como "escenario relevante" por el debate que ha suscitado la intención del Gobierno valenciano de implementar este sistema en la Comunitat.

A nivel medioambiental, el SDDR aumentaría principalmente la eutrofización -acumulación de residuos en las aguas-, hasta un 64,1%, y tendría un perjuicio claro en la lluvia ácida (+31,4%), calentamiento global (+19,4%) y agotamiento de la capa de ozono (+18,9%). De los indicadores estudiados, solo supondría una mejora del 10,2% en el agotamiento de recursos.

El análisis también concluye que se incrementaría "significativamente" el impacto medioambiental en la recogida y el transporte de envases y concluye que hasta el 54% deberían gestionarse manualmente y ser transportados sin compactar, lo que resultaría "mucho menos eficiente" y provocaría un aumento de las emisiones de dióxido de carbono.

En materia económica, el SDDR costaría un total de 2.275 millones de euros a nivel nacional, 1.784 más que los actuales Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP) por los gastos en maquinaria, manipulación, etiquetado, transporte, conteo y tratamiento. De media, cada familia española pagaría unos 96 euros más al año.

Y en logística, el estudio estima que serían necesarias un total de 38.752 máquinas para la devolución automática de los envases y 45 nuevas plantas de conteo, además de mayores costes sociales: un 50% más de espacio en hogares y seis veces más tiempo de los ciudadano.

((Habrá ampliación))

Consulta aquí más noticias de Valencia.