World Pride 2017: Madrid se convierte en el centro mundial de los derechos LGBT

Una bandera arcoíris, símbolo del colectivo LGTB, ondeando en Madrid.
Una bandera arcoíris, símbolo del colectivo LGTB, ondeando en Madrid.
CEDIDA

Con la capitalidad del World Pride 2017, entre el 23 de junio y el 2 de julio, la ciudad de Madrid es el centro de atención del mundo en lo que respecta a derechos humanos, en general, y a derechos LGBT, en particular. La Asociación de Empresas y Profesionales para Gais y Lesbianas de Madrid (AEGAL) fue la encargada de presentar la candidatura, con el apoyo de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), el colectivo madrileño COGAM, así como con el respaldo institucional del Ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid.

Como explica Juan Carlos Alonso, coordinador del World Pride, la elección de este año no responde al fruto de la casualidad, sino que supone "la culminación de un viaje que emprendimos hace 40 años en Barcelona, en 1977, con la primera manifestación LGBT de España".

Posteriormente, señala Alonso, "hemos ido apoyando y promoviendo muchos cambios a favor de la igualdad de derechos, que han quedado sancionados en la legislación y que han hecho que España evolucione y ocupe un lugar prioritario en cuanto a niveles de aceptación y normalización de nuestro colectivo".

En este sentido, el activismo igualitario apunta hacia la celebración del Orgullo LGBT como una de las herramientas clave en el camino de dicha normalización. Jesús Generelo, presidente de la FELGTB, considera que el éxito de convocatoria y de repercusión radica en que "llevamos muchos años trabajando un Orgullo que sigue un modelo mixto: por una parte, con una vertiente muy política y reivindicativa, combinada con otra festiva y lúdica".

"Tenemos que convertirnos en un altavoz para agrandar derechos, tanto los que nos faltan por conseguir en España como los muchísimos que se precisan en tantos y tantos lugares del planeta", argumenta Generelo.

Concretamente, en España se aspira en estos momentos, entre otros, a la completa despatologización legislativa de la transexualidad -además de la libre autodeterminación de género de las personas trans- y a la aprobación de una ley de igualdad LGTB, que ya se ha registrado en el Congreso de los Diputados, que blinde a la comunidad frente a la discriminación y a los delitos de odio en cualquier ámbito.

Desde el punto de vista internacional, por otra parte, "Madrid tiene que convertirse en la plataforma que permita expresar lo que ocurre en países en los que el colectivo LGTB no puede alzar la voz", sostiene el presidente de la FELGTB.

El Orgullo LGBT suele servir de altavoz para denunciar sucesos internacionales ligados a la actualidad. Este año es muy probable que la persecución organizada contra hombres gais en Chechenia -república semiautónoma rusa- sea una de las críticas más repetidas.

Finalmente, aunque las reivindicaciones relativas a los derechos LGBT sigan siendo el motor principal, el Orgullo representa un buen pellizco para Madrid. Distintas organizaciones coinciden en que las políticas igualitarias no solo son positivas para el colectivo, sino también para el turismo y la economía.

La Confederación de Comercio deMadrid (COCEM), sin ir más lejos, estima que el World Pride tendrá este año un retorno de hasta 300 millones de euros en la ciudad.

Semáforos inclusivos

El Ayuntamiento de Madrid ha instalado los primeros semáforos con parejas de l mismo sexo, coincidiendo con el World Pride.

Las nuevas placas se encuentran en los cruces de Cedaceros con Alcalá, Virgen de los Peligros con Alcalá y paseo del Prado con Cibeles. Con esta iniciativa, Madrid se une a ciudades como Viena o Londres.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento