Al margen de esto, la Consellería de Infraestruturas maneja datos provisionales que sitúan en el 40% el seguimiento del paro, pero reconoce que la afección a los servicios ha sido mucho mayor "por la acción coercitiva de los piquetes".

Por su parte, los sindicatos elevan el seguimiento a un 90% o incluso un 95% y aseguran que si los servicios mínimos no se están cumpliendo es porque los trabajadores así lo quieren y tras el desacuerdo en su fijación.

Las tres federaciones más afectadas por el nuevo plan de transporte de la Xunta -la primera fase prevé paliar la renuncia a la prestación de servicios en 500 líneas- calculan un seguimiento medio del 80%, mientras que la otra federación -afectada en un 10% por ese documento- asegura que los servicios mínimos sí se han prestado.

(HABRÁ AMPLIACIÓN)

Consulta aquí más noticias de A Coruña.