En un comunicado, desde la sección sindical del Patronato del Real Alcázar se indica que "cuando no es el sistema eléctrico que deja sin fluido eléctrico al recinto monumental, a pesar de las inversiones realizadas para que este evento no se produzca, es el servidor ubicado en unas dependencias, la taquilla, en la que se están soportando temperaturas por encima de los cuarenta grados que ni el personal ni estos sistemas electrónicos soportan".

Señalan que con las caídas del sistema eléctrico también caen los sistemas de gestión electrónica de la venta de entradas, "que, por tanto, tiene que realizarse manualmente sin que haya ningún personal empleado público del Real Alcázar supervisando y controlando el proceso".

"Además de afectar a los sistemas sensibles, como es sabido los sistemas informáticos precisan de refrigeración y, además, está afectando gravemente también al personal que atiende al público ante la inexistencia de aire acondicionado en las dependencias habiéndose producido lipotimias recientemente por esta incomprensible falta de previsión y atención", concluye.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.