VIH
VIH PIXABAY

En el encuentro, 'Debates en VIH: abordaje integral del paciente en VIH', los participantes analizaron la utilización de un nuevo 'backbone', o análogos de los nucleósidos, con menos toxicidades en contraposición a otras terapas alternativas emergentes.

Según ha detallado Gilead Sciences en un comunicado, el objetivo de la sesión fue poner en contexto y debatir las alternativas terapéuticas, que existen disponibles y su evidencia científica, a fin de analizar, revisar y confirmar el uso apropiado de la triple terapia "por su superioridad en términos de eficacia, durabilidad y tolerabilidad".

Entre los aspectos que se abordaron, los expertos coincidieron en que los profesionales sanitarios y sus pacientes deben "reevaluar" el impacto que tienen a medio y largo plazo el VIH y la acumulación de toxicidades de los tratamientos antirretrovirales.

Por ello, se planteó redefinir el modelo e "ir más allá" de la indetectabilidad de la carga viral. Además, destacaron que las terapias recientemente disponibles y del futuro "van hacia fármacos con menor toxicidad con altísimas tasas de eficacia, en general en pastilla única o en formas de liberación prolongada".

Respecto al nuevo antirretroviral, TAF, como parte del 'backbone', durante el debate se analizó el beneficio demostrado en la reducción de las toxicidades frente a los 'backbones' más antiguos, a nivel renal, óseo y sin asociación a un aumento del riesgo cardiovascular.

La infección VIH es una enfermedad de base inflamatoria, e incluso en pacientes con carga viral suprimida existe un estado de inflamación crónica y de activación inmune. En este sentido, las terapias alternativas a la triple deben demostrar que poseen una eficacia antiinflamatoria similar para que puedan ser consideradas equivalentes.

Igualmente, durante las jornadas se puso de manifiesto el reto que tienen los especialistas a la hora de manejar las co-morbilidades y toxicidades que aparecen en la población que va envejeciendo.

La reunión estuvo coordinada por el doctor Melchor Riera y contó con la participación de los doctores Manuel Cervantes y Antonio Payeras.