Explosión en China
Inmediaciones de la guardería en donde se produjo una explosión, en la cuidad china de Xuzhou. CCTV

Al menos ocho personas han muerto y otras 65 han resultado heridas, varias de gravedad, a causa de la explosión en una guardería de Xuzhou (este de China).

La explosión fue un "acto criminal", según el informe preliminar de la policía, que dijo haber identificado ya a un posible sospechoso del ataque, un joven de 22 años y de apellido Xu. Al parecer, el joven habría trabajado en las cercanías de la guardería y fabricó el artefacto explosivo en su casa.

Según las últimas informaciones de la agencia oficial Xinhua no hay niños ni profesores entre las víctimas de la explosión, que se produjo a las 16:48 hora local del jueves (8:48 GMT) a la entrada de la guardería de Fengxian, un distrito de Xuzhou, cuando los niños salían del centro y eran recogidos por sus familias.

Dos de los fallecidos murieron en el acto y los otros seis posteriormente en el hospital donde eran atendidos, informó el gobierno local, quien señaló que ocho de los heridos se encuentran en estado crítico.

La cadena de televisión CCTV divulgó imágenes de caos en la entrada de la guardería, con numerosas personas, tanto adultos como niños, tiradas en el suelo, junto a manchas de sangre en el asfalto.

En la grabación se escuchan gritos de personas que piden ayuda e instan a otras a llamar al teléfono de urgencias, mientras algunos de los heridos tratan de levantarse.

La explosión provocó que varias personas "salieran volando" varios metros, según la versión de un testigo. 

El viceministro de Seguridad Pública, Huang Ming, viajó a la localidad del suceso para supervisar las investigaciones, mientras el ministro de la cartera, Guo Shengkun, ordenó aumentar las medidas de prevención en zonas con alta densidad de población.