Al menos 25 personas murieron en un ataque suicida cometido este miércoles en un restaurante de Mogadiscio, la capital de Somalia. Por la noche, la operación policial continuaba aún para salvar a varios rehenes, según informó la Policía.

El ataque se produjo en un céntrico restaurante de la capital, cuando un atacante suicida colisionó e hizo explosionar un coche bomba tras la ruptura del ayuno de Ramadán, momento en el que restaurantes y calles tenían una gran aglomeración de gente.

Se teme que la cifra de muertos aumente en las próximas horas, dijo a Efe el oficial de policía, Abshir Isak, que alertó de que la operación aún continuaba.

En los últimos meses decenas de civiles han muerto en ataques perpetrados contra hoteles y restaurantes de la capital, que se han convertido en objetivo constante del grupo terrorista Al Shabab.

Ofensiva yihadista

La milicia ha optado por una estrategia de confrontación directa y ha lanzado también varios ataques contra bases militares de la misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM), lo que ha causado la muerte de centenares de soldados.

Es el primer ataque contra civiles cometido desde el inicio del Ramadán, el mes sagrado para los musulmanesLa semana pasada 61 soldados somalíes murieron en una ofensiva de Al Shabab contra una base del Ejército en la región semiautónoma de Puntland (noreste de Somalia) según un portavoz del grupo, mientras que el comandante de seguridad de la región rebajó la cifra de soldados muertos a 30.

Sin embargo el de este miercoles es el primer ataque contra civiles cometido desde el inicio del Ramadán, el mes sagrado para los musulmanes. El pasado 8 de mayo siete personas murieron y 13 resultaron heridas graves por la explosión de un coche bomba en la puerta de un restaurante de Mogadiscio también.

Estado de guerra

El pasado abril el Gobierno de Somalia declaró el "estado de guerra" en el país para acabar con Al Shabab, que todavía controla amplias zonas del sur y el centro, y ofreció una amnistía a los terroristas que quieran rendirse.

La milicia Al Shabab anunció en 2012 su adhesión formal a Al Qaeda y lucha por instaurar un Estado islámico de corte wahabí en Somalia, donde controla grandes extensiones de territorio en el sur y el centro del país.

Tropas de la Unión Africana y regionales apoyan desde hace años al Ejército somalí en la lucha contra la milicia extremista, debilitada por la muerte en 2014 de su líder Ahmed Godane, en un ataque aéreo estadounidense.