Colección de joyas de Chus Burés
Colección de joyas 'Glass Bubble' diseñadas por Chus Burés con la colaboración de la Real Fábrica de Cristales de La Granja. La colección es uno de los proyectos seleccionados para Producto Fresco 2017. 20MINUTOS.ES

Decir diseño de producto es sinónimo de múltiples propuestas: desde la iluminación a la electrónica, pasando por elementos para el hogar pero también para la oficina, los momentos de ocio y cómo no los espacios públicos, o también hablar del diseño digital y la fabricación en impresoras 3D.

Desde 2012 existe un proyecto llamado Producto Fresco, que nació con el objetivo de aglutinarlas a todas en un mismo espacio (la Central de Diseño de Matadero Madrid) y tomarle el pulso al diseño industrial y de producto ideado o producido durante el último año en la capital.

Su cara visible es una exposición que podrá verse hasta el 28 de julio y que sirve, como dicen sus organizadores "de plataforma, escaparate y a la vez termómetro", ya que permite mostrar los proyectos más novedosos (seleccionados en una convocatoria previa) y detectar las necesidades y problemas a los que se enfrentan los diseñadores en su día a día, ya sean éstos pequeños emprendedores o grandes empresas.

Con una mentalidad muy abierta, Producto Fresco está dirigido tanto a los profesionales que quieren intercambiar información, ideas y proyectos como al público general, que puede descubrir esta disciplina y todo tipo de objetos y productos de última generación.

Diseños para la integración

El proyecto AutGoing aplica el diseño gráfico a crear recursos para personas con autismo

Para esta última edición se han seleccionado un total de 50 proyectos, que van desde la sofisticación de una colección de joyas del diseñador Chus Burés en colaboración con los artesanos de la Real Fábrica de Cristales de La Granja o la colección Océano creada por Cova Ríos para renovar la imagen de la veterana firma gallega Sargadelos hasta el diseño de muebles como la mesa de jardín A la fresca ideada por el Estudio 40º o la lámpara sin botón Killay, que se apaga en posición horizonal y enciene al girar sobre su eje y lograr la postura vertical.

Entre los productos tecnológicos podemos encontrar Nitid, un aparato que innova dentro del diagnóstico médico de la dermatología combinando en una pequeña máquina de tan solo tres kilos tres modalidades de captación de imagen; o Calypsos, una serie de dispositivos que saben reconocer la calidad del aire de una vivienda gracias a unos sensores incorporados en el diseño y que pueden indicar al usuario como mejorarla a través de una limpieza de la casa o apagar la calefacción.

Algunos de los proyectos demuestran que el diseño llega a todas las edades -es el caso del balancín/mecedora Leoncín realizado para niños de 3 a 6 años a partir de una única plancha circular de Reboard©-, y que también puede servir como herramienta de integración como el interesantísimo proyecto AutGoing, que aplica el diseño gráfico a crear recursos para las personas con espectro autista, o el diseño de Will y Charlie, dos instrumentos para abrir botellas de rosca, tarros o latas dirigidos a personas con movilidad reducida.