Los hechos tuvieron lugar el 19 de mayo cuando la víctima interpuso una denuncia por la sutracción del ordenador, valorado en 1.300 euros, según ha explicado la Comandancia en una nota. Así, se inició una investigación para determinar quién había tenido acceso a la urbanización que llevó a los dos empleados de mantenimiento.

Los agentes consiguieron entrevistarse con los trabajadores, vecinos de Turre, quienes reconocieron que abrieron una contraventana de la vivienda que daban a las zonas comunes y se llevaron el ordenador, que posteriormente habían vendido a un amigo de ambos.

Los investigadores trataron de recuperar el ordenador y dieron con el comprador, vecino de Garrucha, quien aseguró que tras haber bloqueado el aparato procedió a "venderlo por piezas", por lo que en su poder quedaba el teclado y la batería del dispositivo.

Las diligencias instruidas por la Guardia Civil, junto con los detenidos, fueron puestas a disposición del Juzgado de Instrucción de guardia de Vera (Almería).

Consulta aquí más noticias de Almería.