El partido de Macron gana la primera vuelta de las elecciones legislativas en Francia

El presidente francés, Emmanuel Macron, deposita su voto en la primera vuelta de las elecciones legislativas en Francia.
El presidente francés, Emmanuel Macron, deposita su voto en la primera vuelta de las elecciones legislativas en Francia.
EFE
El partido del presidente francés, el centrista Emmanuel Macron, La República En Marcha (LREM), ha sido el más votado en la primera vuelta de las elecciones legislativas, con un porcentaje del 32,33% con el 98% de los votos escrutados.

El partido del presidente francés, el centrista Emmanuel Macron, La República En Marcha (LREM), ha sido el más votado en la primera vuelta de las elecciones legislativas, con un porcentaje del 32,33% con el 98% de los votos escrutados.

Ese resultado le acercaría mucho a la mayoría absoluta a la que el presidente socioliberal aspira para sacar adelante su agenda de reformas.

En segundo lugar ha quedado el partido conservador LosRepublicanos (asociado en estas elecciones con la Unión Demócrata Independiente, UDI), con el 18,82% de los votos, seguido del ultraderechista Frente Nacional, con el 13,35%, y de la formación de izquierdas Francia Insumisa, de Jean-Luc Mélenchon, con el 10,97%, mientras se consuma el desastre anunciado para el Partido Socialista (7,87%).

Las estimaciones avanzadas, que normalmente suelen ofrecer un reflejo bastante cercano a los resultados finales, son mejores que lo que los sondeos preveían para el partido de Macron e infligen un varapalo inesperado al Frente Nacional, muy por debajo de lo que las encuestas vaticinaban.

También anticipan una participación históricamente baja del 48,62%, lo que marcaría un récord de abstención en las elecciones legislativas en la V República (creada en 1958).

El primer ministro francés, Édouard Philippe, ha considerado que el mensaje transmitido por los votantes en la primera vuelta de las elecciones legislativas "no tiene ambigüedad", pese a la alta tasa de abstención. Para el primer ministro, ha habido "una desmovilización de ciertas fuerzas políticas que no han podido encontrar un nuevo impulso tras una elección perdida".

Philippe ha señalado que tras el próximo domingo, cuando se celebre la segunda vuelta de los comicios parlamentarios, "la Asamblea Nacional encarnará el nuevo rostro de nuestra República". "Francia está de vuelta desde hace un mes", ha sentenciado el jefe del Gobierno, procedente de las filas de la derecha, en alusión a la intensa actividad internacional que ha desplegado Macron desde que asumió la Presidencia francesa el pasado 14 de mayo.

Caída "sin precedentes" de los socialistas

El secretario general del Partido Socialista francés, Jean-Christophe Cambadélis, ha admitido que la primera vuelta de las elecciones legislativas ha estado marcada por la caída "sin precedentes" de la izquierda en su conjunto y "principalmente" de su propia formación.

En una comparecencia de prensa tras conocerse las primeras proyecciones de voto, Cambadélis animó a que la segunda ronda del próximo domingo no sirva para ampliar la mayoría ya prevista para el partido La República en Marcha (LREM), sino para instalar un mayor pluralismo en la cámara baja. "No es sano ni deseable que un presidente elegido en segunda vuelta por el rechazo a la extrema derecha se beneficie del monopolio de la representación nacional", consideró Cambadélis, para quien la democracia francesa "no puede permitirse estar enferma".

La baja participación "penaliza" al FN

La presidenta del ultraderechista Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, ha considerado que la falta de participación ha "penalizado" a su formación en los comicios.

Le Pen ha pedido a todos los "patriotas" acudir masivamente a las urnas en la segunda vuelta de las legislativas el próximo domingo, para frenar la ventaja conseguida en la primera por La República en Marcha, del presidente Emmanuel Macron. "La tasa de abstención muestra que tenemos una reserva de votos considerables", ha dicho.

Mélenchon culpa a la abstención

El izquierdista Jean-Luc Mélenchon, líder de la Francia Insumisa, ha señalado que la alta abstención en la primera vuelta de las legislativas francesa implica que no hay una mayoría de franceses que respalde la reforma laboral que persigue el presidente Emmanuel Macron. "La inmensidad de la abstención muestra que no hay mayoría en este país para destruir el código laboral, reducir las libertades públicas, ni para la irresponsabilidad ecológica" planteada en el programa de Macron, ha dicho.

En una breve declaración a la prensa, ha lamentado, pese a todo, que el respaldo obtenido por La República en Marcha (LREM) refleje que el país no haya creído "que se puedan hacer las cosas de otra manera", y ha señalado que corresponde a su formación "convencerle" de lo contrario.

La Francia Insumisa, ha añadido, "ha visto confirmada la posición destacable constituida en las presidenciales" de los pasados abril y mayo. "En la segunda vuelta, no déis ni permitáis que se den los plenos poderes al partido del presidente", ha dicho Mélenchon, que ha pedido el voto para sus diputados, al destacar que son ellos los que representarán "la oposición ecológica" y social.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento