Cuando Denia Hernández estudiaba tenía que desplazarse 15 km para conectarse a Internet. En su pueblo de Benamaurel (Granada) no había cibercafé.

Desde 2006, esta técnico superior en sistemas informáticos trabaja en lo que más le gusta. Es la profesora del centro de la Red Guadalinfo que la Junta ha abierto en su localidad, para que sus 2.500 habitantes accedan gratis a Internet.

Por sus proyectos vota a la Alhambra como Séptima Maravilla del Mundo a través de Internet y Aquí no hay tomate, pero sí mucho esparto, un exitoso programa de vídeos caseros relacionados con el mundo del corazón que ha hecho furor entre sus vecinas, Denia recibió ayer uno de los Premios Guadalinfo 2007 que concede la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa a los dinamizadores de estos centros.

¿Qué edad tiene su alumno más joven de Guadalinfo?
Siete años.
¿Y el más mayor?
87. Se llama Francisco.
¿Cómo se enfrentan los abuelos a la red de redes?

Con mucho miedo y respeto. Piensan que se va a romper.
¿Y qué le dice usted, la profe?
Que toqueteen mucho.
¿Se llevan bien con el ratón?
Regular. Siempre que les digo que lo cojan, lo levantan. Les cuesta mucho.
¿Que cree que le ha aportado las nuevas tecnologías?
Que vuelven a ilusionarse como niños.
¿Y lo que más le alucina?
Ver fotografías de su pueblo y de su Virgen es lo que más le gusta. No se cansan de mirarlas. ¡No se lo creen!  
¿Entienden eso de chatear y de ligar por Internet?
Tengo mis dudas.
¿Hay overboking en su local?

Siempre está lleno. Tengo 900 usuarios. marta conde