El ordenador y el teléfono móvil son las adicciones del siglo XXI. En lo que va de año, el Servicio Provincial de Drogodepencias de Granada, ha tratado a una veintena de menores de edad enganchados a los videojuegos y, sobre todo, al messenger. Según su director, Antonio Torres, "hace tres años apenas llegaban casos de este tipo".

Se trata de chicos y chicas muy jóvenes, de entre 14 y 16 años que viven pendientes del ordenador en todo momento. "Llegan del colegio y se enganchan. Se les olvida comer, dormir, estudiar y relacionarse con otros chicos", asegura Torres.

Son los padres quienes acuden a los especialistas buscando ayuda e información. Lo habitual es darle a ellos las pautas para reconducir la situación y evitar que sean los chavales los que acudan a reuniones y terapia, ya que son demasiado jóvenes. Los expertos mantienen que son patologías fáciles de solucionar en el seno familiar.

También es sencillo detectar el problema. "Los afectados hace un uso desmedido del ordenador y esto se refleja en relación con los padres o el rendimiento escolar", explica Torres.

Junto a este tipo de adicciones encontramos otras también contemporáneas, como la obsesión por las compras compulsivas.

El alcoholismo manda

No obstante, la inmensa mayoría de los 6.000 pacientes que han sido atendidos en los que va de 2007 en este Servicio de Drogodependencias sufren adicciones al alcohol (35,2%), la cocaína (24,24%), la heroína (20%) o el cannabis (10%). La adición al alcohol suponía el 14,8% de las atenciones de este centro en 2001.

Dentro del alcoholismo (1.631 pacientes), sorprende el incremento experimentado por el grupo de adictos menores de 25 años, que ya supone un 15% del total.