Artic Sunrise
Imagen del "Arctic Sunrise" atracado en el puerto de Valencia. Kai Försterling/EFE

Activistas de Greenpeace han detenido la descarga del mercante C.Summit en Tarragona para pedir que no se queme más carbón y denunciar la política energética española, que subvenciona el combustible fósil que más contribuye al cambio climático. De esta manera Greenpeace quiere poner en el punto de mira las causas del calentamiento global mientras los científicos del IPCC continúan reunidos a puerta cerrada en Valencia.

El combustible fósil que más contamina para producir energía es el carbón

A las ocho y media de la mañana, escaladores de la organización se encaramaron a las grúas de descarga del barco, un buque de 145.000 toneladas, al mismo tiempo que activistas del Artic Sunrise desembarcaban para colocar una pancarta en el buque y comenzaban a pintar en el casco el mensaje "El carbón destruye el clima".

Los activistas colocaron también en una montaña de carbón una pancarta igual a la que desplegaron hace dos días en Valencia con un planeta ardiendo para recordar que el principal causante del cambio climático es la quema de carbón. Según el IPCC, el mayor crecimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero entre 1970 y 2004 se deben al suministro de energía (un 145% a nivel mundial).

El combustible fósil que más contamina para producir energía es el carbón. Una central térmica emite aproximadamente un kilo de CO2 para generar un kilowatiohora de electricidad. "El Gobierno español no puede seguir favoreciendo al carbón si quiere hacer una política contra el cambio climático", ha declarado Raquel Montón, responsable de la campaña de cambio climático.

Las ayudas al carbón van en detrimento de las energías limpias y contribuyen al cambio climático

En España, las 19 centrales térmicas de carbón que producen electricidad tienen autorización gratuita para emitir 162,5 millones de toneladas de CO2 entre 2008 y 2012. Las centrales deberían pagar, en el mercado actual, unos 3.250 millones de euros por emitir esta cantidad de CO2.

Para Greenpeace esto es especialmente grave, puesto que es viable un sistema de generación basado al 100% en energías renovables, a unos costes asumibles. Estas ayudas al carbón van en detrimento de las energías limpias y contribuyen al cambio climático.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE TARRAGONA