Elecciones en Reino Unido | Theresa May obliga a elegir entre el portazo o Corbyn

Theresa May anuncia su decisión de convocar elecciones generales anticipadas.
Theresa May anuncia su decisión de convocar elecciones generales anticipadas.
EFE/Andy Rain

La conservadora que quiere sacar al Reino Unido de la UE con fórceps y que anuncia recortes de derechos civiles o el renacido líder de izquierdas al que los votantes ven –según una encuesta de YouGov"débil" y con escasas hechuras de hombre de Estado.

Theresa May o Jeremy Corbyn. Esta es la elección que los británicos realizarán este jueves, solo cinco días después del atentado que acabó con la vida de ocho personas en Londres y diecisiete después del ataque con bomba al recinto del Manchester Arena, en el que fueron asesinadas 22 personas entre adultos, jóvenes y niños.

El debate sobre la seguridad nacional ha invadido el último tramo de una carrera electoral que May inició el pasado mes de abril. Entonces, la ventaja de los tories se antojaba suficiente como para arrasar a los laboristas y obtener un respaldo masivo tanto a su puesto de primera ministra, que heredó sin pasar por las urnas tras la dimisión de David Cameron, como a su plan de salida de la Unión Europea, resumido por ella misma en la siguiente frase: "Ningún acuerdo es mejor que un mal acuerdo".

La aspirante, sin embargo, ha calculado mal. May llega al día clave con una mochila cargada de errores, rectificaciones e incumplimientos, entre los que destacan la matización de su 'impuesto a la demencia' para que los británicos enfermos paguen por la asistencia a domicilio o la propia convocatoria de elecciones anticipadas, una herramienta que se comprometió a no utilizar.

El mayor golpe a su campaña se lo han asestado, en cambio, los recortes en las fuerzas de seguridad que acometió cuando era ministra del Interior –usados por los laboristas como un ariete tras los atentados– y su amenaza de "cambiar las leyes" si las libertades o los Derechos Humanos "impiden" actuar contra sospechosos de terrorismo.

El manifiesto laborista

Estos titubeos y el coqueteo con los postulados antiislam y antiinmigración del Ukip, hundido en las encuestas, la han alejado de los votantes al tiempo que resucitaban Jeremy Corbyn.

Al otro lado del ring, el laborista ha conjurado las dudas de su propio partido y ha reducido a menos de la mitad la ventaja con su rival (de 11 puntos en abril a entre 7 y 3 hoy, en función del sondeo consultado). Sus méritos no son extraordinarios: un equipo bien engrasado y un programa socialdemócrata en forma de manifiesto que defiende un brexit negociado, el fin de los recortes, la redistribución de la riqueza y ayudas públicas para superar la desigualdad originada por la crisis económica de 2008.

El excepticismo frente a las encuestas no oculta un dato: Corbyn no ha rebasado a May, pero evitará una mayoría abultada (la absoluta se sitúa en 326 de 650 escaños) si moviliza a los jóvenes de entre 18 y 34 años, la franja generacional que los laboristas dominan de forma absoluta.

¿Influirán los atentados?

"Los atentados movilizan a votantes, pero no siempre tienen un impacto en los resultados electorales", sostuvo el investigador del Real Instituto Elcano y profesor de la Universidad Autónoma Ignacio Molina durante el último debate organizado por el think thank sobre Reino Unido. Ben Sills, analista de Bloomberg, añadió que el brexit será igual de traumático gane quien gane: "El brexit suave está prácticamente descartado".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento