El argelino que este martes atacó a un policía en la explanada de la catedral Notre Dame de París es un estudiante de la Universidad de Metz que no había mostrado signos de radicalización y que, según las primeras investigaciones, actuó solo, según ha indicado este miércoles el portavoz del Gobierno francés.

En una entrevista a la emisora de radio RTL, Christophe Castaner ha indicado que este hombre, identificado como Farid I., no había dado signos de "radicalización" aunque a la vista de sus declaraciones cuando cometió el ataque en Notre Dame, la investigación de su acto tiene carácter terrorista.

"Todas las investigaciones confirman la tesis de un acto aislado", señaló Castaner, quien subrayó que en estos casos es más difícil anticipar una actuación de estas características.

El lugar donde vivía, en una residencia de estudiantes de Cergy Pontoise, en las afueras de París, fue registrado el pasado martes por los investigadores.

En su domicilio la policía francesa descubrió un vídeo en el que proclamaba su pertenencia al Estado Islámico (EI). Según ha indicado la cadena LCI, el agresor reivindicaba "sus futuras acciones" en la grabación.

Farid I. nació en Argelia en 1977 y realizaba en Francia una tesis desde 2014, según ha explicado el presidente de la Universidad de Metz, Pierre Mutzenhardt, que en declaraciones a la emisora France Bleu Lorraine Nord, dijo que "no se había detectado" nada sospechoso.

Su tesis trata "la forma en que los medios de comunicación trabajan en el norte de África, en Túnez, en Argelia, en Marruecos", ha precisado Mutzenhardt, quien contó que el joven había trabajado de periodista.

El atacante se encuentra hospitalizado después de haber sido reducido a tiros por un policía que acudió en ayuda de otro agente que fue agredido, y resultó herido leve en la cabeza.