Un total de 17 enfermos pasaron la noche del lunes al martes en los pasillos de urgencias del hospital Clínico, según denunció ayer la Junta de Personal del centro hospitalario. Los perjudicados, según estas fuentes, estaban «sin intimidad, sin ubicación y colocados en pasillos» debido a unas obras de ampliación en la sala de Observación.

En un comunicado, la Junta de Personal del departamento 5 ha explicado que durante los meses de verano en el Hospital se llevaron a cabo obras de ampliación en la sala de Observación del Servicio de Urgencias, con el fin de paliar el "total hacinamiento de pacientes" que se produce en el centro durante los meses de invierno.

Según han agregado, para que esta ampliación sea efectiva, es necesario dotar estas nuevas camas del personal de enfermería, para la correcta asistencia a los enfermos.

"Pero según los directivos del Hospital, la Conselleria de Sanidad solicitó hace tiempo a la de Hacienda la aprobación de estos contratos, y hasta el día de hoy, la autorización no ha llegado", afirman.

Sin embargo, cuando acabaron los trabajos (el 30 de septiembre), no se dotó de personal. Sanidad replicó que ha colocado 11 camas extra en habitaciones.