La Ley del más fuerte rige en el paso fronterizo del Biutz, en Ceuta

  • Los comerciantes están "desesperados" porque los bloqueos en la frontera paralizan su actividad.
  • El SUP advierte del riesgo de que se produzcan "desgracias".
  • Los delincuentes extorsionan a los porteadores.
  • CONSULTE AQUÍ MÁS NOTICIAS DE CEUTA
Cientos de porteadores se acumulan en el acceso al Biutz entre empujones.
Cientos de porteadores se acumulan en el acceso al Biutz entre empujones.
PATRICIA CHASCO

La situación en el polígono industrial del Tarajal va de mal en peor. Durante la mañana de ayer los colapsos, provocados por los porteadores que esperan para acceder al puente del Biutz, paralizaron completamente la actividad comercial.

Los empresarios se mostraban impotentes y su presidente, Mohamed Ahmed, manifestaba su desesperación: "Ya no puedo más, todos los comerciantes se acercan a mi negocio para quejarse de la situación pero yo no tengo una varita mágica que solucione este caos. Me he quejado en la Ciudad Autónoma, ante la Delegación del Gobierno, he hablado con el presidente de la Cámara de Comercio, Luis Moreno, pero nadie nos ofrece una solución, estamos desesperados".

La situación se complicó cuando una mujer sufrió un desmayo por el que necesitó asistencia sanitaria sin que la ambulancia pudiera acceder hasta la víctima, quien tuvo que ser sacada en volandas sobre la multitud para alcanzar a los sanitarios, según narraron los testigos.

Hasta ahora hemos tenido mucha suerte pero algún día esa suerte se acabará.

El secretario general del Sindicato Unificado de Policía (SUP) en Ceuta, Andrés Carrera, recuerda que "hasta ahora hemos tenido mucha suerte, pero algún día esa suerte se terminará, ocurrirá alguna desgracia y a ver a quién se le carga el muerto".

La escasa veintena de policías que cada día trabajan en el acceso al puente del Biutz se ven incapaces de controlar a una multitud de cientos de personas desesperadas por cruzar, una vez más, el puente.

Pero los problemas no acaban cuando cierra el paso y anochece. En ese momento, muchos porteadores se quedan en el interior del polígono para reservarse los primeros lugares para el día siguiente acompañados de sus 'bultos' de mercancía. También entonces, los delincuentes que acceden a diario al recinto, según los propios comerciantes, extorsionan a los porteadores cobrándoles una media de tres euros por paquete a cambio de una 'no agresión', es decir, de dejarles tranquilos en su espera.

La ley del más fuerte cobra su máximo sentido en este rincón de Ceuta donde el caos reina con luz y sin ella.

CONSULTE AQUÍ MÁS NOTICIAS DE CEUTA

Mostrar comentarios

Códigos Descuento