Pabellón de Aragón
Las obras del Pabellón de Aragón, que incluirá contenidos sobre el cambio climático, avanzan en la fachada. FABIÁN SIMÓN

El agua ya no es el único eje de la Expo. Preocupada por el desarrollo sostenible, la muestra está adaptando sus contenidos a otro gran problema: el cambio climático, que estará presente en pabellones emblemáticos, espacios ciudadanos y recintos de participantes.

Países y comunidades autónomas mostrarán en sus respectivos pabellones cómo está afectando el cambio climático a sus territorios. El de Aragón, por ejemplo, dedicará parte de su espacio a la transformación de los paisajes naturales, rurales y urbanos de la comunidad.

El ejemplo más claro de esta reorientación de contenidos está en el Pabellón de España. El recinto mostrará en Zaragoza una primicia mundial: la exposición Cambio climático, que explicará de forma didáctica cómo la acción del hombre puede alterar la naturaleza.

Las ONG's, por su parte, explicarán en el Pabellón de Iniciativas Ciudadanas cómo se pueden combatir los efectos del cambio climático a nivel doméstico. Lo harán a través de audiovisuales y talleres que enseñarán a reducir la huella ecológica y el gasto de recursos.

Zaragoza será referente internacional en la investigación sobre el cambio climático
Además, una vez finalizada la Expo, el recinto de Ranillas acogerá un instituto sobre el cambio climático que convertirá a Zaragoza en referente para los investigadores internacionales.

Varias visiones del agua

La Expo mostrará una visión global sobre el agua. Entre otros, el Pabellón Puente recogerá firmas virtuales para reclamar mejoras en la gestión hídrica y el Acuario Fluvial ofrecerá un recorrido por las cinco grandes cuencas fluviales del mundo.

Piden políticas más efectivas

Chunta Aragonesista exigió ayer al Ayuntamiento de Zaragoza que ponga en marcha «políticas efectivas» para combatir el cambio climático y reducir la emisión de dióxido de carbono en la ciudad. Entre otras medidas, propone comprar vehículos híbridos y eléctricos para la flota municipal (ahora sólo hay tres), promover el uso de energías alternativas en las dependencias municipales y atrasar hasta diciembre el encendido de las luces navideñas.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ZARAGOZA.