El Tribunal Superior de la Comunitat ha condenado al hospital General a indemnizar con más de 54.000 euros a una paciente a la que operó de una fractura de pierna seis meses tarde, lo que le generó secuelas. El centro sanitario pretendía pagarle 30.000 euros. Ocurrió en 1997, cuando la mujer sufrió un accidente de tráfico.