El Ayuntamiento de Ourense destinará ayudas de 200 euros a 80 comerciantes para cambiar el embalaje de sus productos y modificar las etiquetas con el nombre de tres calles de la ciudad con apelativos de mandos franquistas, explicó hoy el teniente alcalde, Alexandre Sánchez Vidal.

En una conferencia de prensa celebrada en una librería de la Rúa Capitán Eloi, Sánchez Vidal señaló que durante las próximas semanas habrá rondas específicas de la Policía Local por las calles General Aranda y Coronel Ceano Vivas para explicar a los 1.500 vecinos y a los 80 comerciantes el cambio de nombres y las gestiones que pueden hacer ante el Ayuntamiento para recibir las ayudas.

Cambio aprobado por el pleno

El cambio en la denominación de las calles fue aprobado en la reunión plenaria celebrada el pasado viernes, en la que el Ayuntamiento decidió sustituir el nombre de Capitán Eloi por el de Rúa da Concordia, el de General Aranda por Ribeira de Canedo y el de Coronel Ceano por Praza de Santa Eufemia.

El perjuicio del cambio de nombre es grande ya que los comercios tenían encargados los envases navideños

La elección de los nombres, según el teniente alcalde, responde a criterios establecidos en un pleno municipal anterior entre los tres grupos políticos de la Corporación.

En esa anterior reunión, los partidos acordaron no sustituir los nombres propios por otros "para evitar suspicacias y controversias", recuperar nombres históricos en el caso de calles antiguas y en las que no lo tienen documentado "acudir a nombres que recojan el espíritu del cambio de nomenclatura".

En el caso de Capitán Eloi, Sánchez explicó que no hay nombre histórico anterior para esa calle del centro, por lo que se acordó el de Rúa da Concordia, que casualmente coincide con el nombre que tenía el primer lugar de residencia de la propietaria de la librería en la que se anunciaron las ayudas.

Los responsables de la librera Olga Vega se mostraron ilusionados por volver a vivir en la Rúa da Concordia número 8.

La propietaria indicó que es: "exactamente igual que cuando compré mi primer piso al casarme en 1965, situado en esa misma dirección que entonces correspondía al barrio de San Francisco pero luego todas las calles pasaron a tener nombres de montes y ahora es Monte Penamá".

En relación a las ayudas, la librera será una de las comerciantes beneficiadas aunque, según dijo, el perjuicio del cambio de nombre es grande ya que los comercios ya tenían encargados los envases navideños de sus productos "y ahora habrá que volver a hacerlos con la nueva dirección".

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE OURENSE