La Confederación Hidrográfica del Ebro mantiene estos días reuniones con los usuarios del agua del río para establecer los principios básicos del nuevo Plan Hidrológico. Ayer fue el turno de las empresas hidroeléctricas, que pidieron más embalses y mayor regulación. "Nosotros somos conscientes de la dificultad que conlleva crear nuevas presas, pero no se debe descartar esa posibilidad", señaló el representante de Endesa Generación, Luis Félez. También quieren que se transmita su "función tan importante desde el punto de vista energético y ecológico".

La reserva de agua embalsada en la Cuenca del Ebro se eleva a los 2.983 hectómetros cúbicos, sólo un 40,29% de su capacidad total

También estuvieron en la reunión los representantes de las centrales nucleares, que solicitaron más caudal porque utilizan el agua para refrigerar las centrales y cuando baja poca, generan menos energía. Para las centrales nucleares otro de los principales problemas es el mejillón cebra y los micrófitos, que puede colarse por sus instalaciones y provocar graves colapsos.

La reserva de agua embalsada en la Cuenca del Ebro se eleva ahora mismo a los 2.983 hectómetros cúbicos, un 40,29% de su capacidad total. En la misma semana del año pasado había 3.559 hectómetros cúbicos y el promedio de los años 2002 a 2006 resulta ser de 3.956. En Zaragoza, el caudal es de 54 metros cúbicos por segundo y hace un año registraba 69 metros cúbicos.

La Comisión de Desembalse de las cuencas del Gállego y Cinca, acordaron el lunes reducir las sueltas desde el embalse de Ardisa para el Bajo Gállego hasta los 3,5 metros cúbicos por segundo (hasta ahora eran 5) y mantener en 7 metros cúbicos por segundo los caudales desembalsados del Cinca desde los embalses de Mediano y El Grado.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ZARAGOZA .