Alejandro Botto
Alejandro Botto es el nuevo profesor de 'El Internado'. ANTENA 3

Su personaje se llama Mateo y es un profesor de matemáticas que acude a El Internado (miércoles a las 22 h. en A3) huyendo de su pasado. Mateo, que debuta este miércoles en la serie, es de carácter borde pero tiene gran sentido del humor.

¿Su personaje es como el House de los profesores?

(Ríe) Podría tener algún tipo de parecido. Sí, podría ser.

¿Usted también es muy seguro de sí mismo?

Sí, me considero fiel a mí mismo y seguro de mis convicciones.

Empezar en España con una obra teatral de mi primo Juan Diego fue una experiencia maravillosa
¿Cuándo comenzó en el mundo actoral?

Soy Argentino y empecé con quince años a estudiar Arte dramático.

Ahora entiendo como Juan Diego Botto, su primo, interpretó con ese acento tan creíble a Martín Hache, ¿le echó una mano, verdad?

(Ríe).- Sí, yo era muy chico pero estuvimos en familia preparándolo.

¿Es un hándicap contar con familiares tan reputados en España?

El hecho de ser primo de Juan, con el que estuve dos años viviendo en España, es un lujo. De aquella convivencia surgió un proyecto teatral que se llamó El privilegio de ser perro y fue una experiencia maravillosa para ambos. Él la firmaba y yo la interpreté.

¿Qué es lo que más le llama la atención de Mateo, su personaje en El Internado?

Él huye por circunstancias de su pasado que yo nunca he atravesado. Meterme en la piel de esa tragedia me aporta posibilidades de imaginar y crear emociones que me motivan muchísimo.

¿Es complicado trabajar con niños?

Yo creo que más difícil es con animales (Ríe).- Es una broma. En realidad son geniales y es muy satisfactorio trabajar con ellos.

¿Usted tiene hijos?

No.

¿Y le gustaría tenerlos?

Sí, claro que sí.

¿Tiene vocación de padre?

Sí, la tengo, sin duda alguna. Tengo imágenes que me ayudarán en el futuro: que los niños se me cuelguen del brazo cuando llego a casa...

¿Cuáles son sus metas en España?

De momento estoy aquí para sembrar algo. No pienso demasiado en el futuro. Me gustaría, como proyecto de vida, cabalgar entre Madrid y Buenos Aires.

¿Qué es lo que más le gusta de Madrid?

Los cielos. Aquí son distintos que en Buenos Aires. Tengo la sensación de que el cielo está más cerca y que sus formas y colores son más bonitos. Además, se me ha acogido muy bien.

¿Cambiaría algo?

Sería lindo que hubiera barrios con jardines por el centro como el de Palermo en Buenos Aires, por ejemplo.

¿Es amante de la naturaleza?

Sí me gusta, pero soy de ciudad, de asfalto total. Aunque me encanta y ahora estamos en un momento en el que hay que colaborar para ayudarla.


OPINA TV: ¿Qué te parece El internado?