Un acusado de almacenar hasta 15 armas de guerra en su domicilio ha aceptado hoy una pena de cinco años de prisión, la mínima para un delito de depósito de armas, al tiempo que ha asegurado ante el tribunal que era coleccionista de este tipo de objetos.

De esta manera, el procesado, en libertad provisional por estos hechos, acepta el relato de conclusiones provisionales del fiscal en el que se señala que el 15 de marzo del pasado año, la Guardia Civil le interceptó en un control rutinario de seguridad ciudadana entre la N-331 y la autovía a-45, en Fernán Núñez.

El acusado se defiende ante el tribunal diciendo que es un coleccionista de armas

Tras analizar el vehículo, la Guardia Civil halló dos fusiles de asalto y una metralleta, además de una mira telescópica, nueve cargadores y 97 cartuchos.

A raíz de este hallazgo, se solicitó el registro de entrada en el domicilio del acusado en Aguilar de la Frontera, donde se encontraron también cuatro subfusiles, dos fusiles de asalto, una pistola de gas, tres semiautomáticas y dos revólveres de retrocarga.

Además, en la vivienda se hallaron trece cargadores y un cañón para subfusil, así como 97 cartuchos, dos de ellos disparados.

La defensa del acusado ha indicado ante la sala que solicita el indulto parcial de la pena para que se rebaje de cinco a dos años al considerar que puede ser "desproporcionada" al no haber indicios de que fuera a usar estas armas.

Asimismo, ha indicado que los hechos pueden suponer una "afición desmedida" o incluso "patológica" pero que el procesado no tenía "interés delictivo" ya que muchas de las armas estaban inutilizadas.

CONSULTA MÁS NOTICIAS DE CÓRDOBA