Una trama de producción y distribución de alcohol que evitaba el pago de impuestos ha sido desarticulada por la Agencia Tributaria en el marco de la operación Soledad, en la que se han producido un total de 17 detenciones en diferentes provincias españolas. Las investigaciones esclarecieron que la cantidad defraudada asciende a los 4,5 millones de euros en los últimos 15 meses.

En esta red de fraude están implicadas alcoholeras, destilerías, bodegas, empresas químicas y transportistas. La investigación de los funcionarios de Aduanas continúa abierta, por lo que no se descartan nuevas detenciones.

Funcionarios de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, bajo la dirección del Juzgado de Instrucción número 3 de Motril, detuvieron ayer a tres personas en Granada, cuatro en Motril, dos en Córdoba, una en Madrid, dos en Cartagena y cinco en Murcia, además de varios registros en diversas provincias de España.

Los detenidos en esta operación, iniciada en febrero de este año, han sido puestos a disposición judicial por presuntos delitos contra la Hacienda Pública, Blanqueo de Capitales y Falsedad en Documento Público y Mercantil. En ella están implicadas tres alcoholeras --dos de Granada y una de Madrid--, seis destilerías ubicadas en Murcia, Cartagena y Orense; dos bodegas de Huelva y Murcia y un total de seis empresas químicas localizadas en Córdoba, Granada y Murcia.

Las empresas implicadas ocultaban parte de su producción y comercialización al control de la Agencia Tributaria al que están sometidas. Los 17 detenidos han pasado a disposición judicial.