Un joven de 22 años ha sido condenado a 18 meses de cárcel por azotar en la espalda, con ayuda de un cable de televisión, a un chico de
12 años, que tardó 15 días en curar y quedó con cuatro cicatrices que le producen perjuicio estético.

El juicio contra B.C.J., estaba previsto hoy martes en la Sección Cuarta de la Audiencia de Sevilla, pero no llegó a celebrarse porque el acusado reconoció los hechos y aceptó la pena solicitada por el fiscal, que la rebajó respecto a los 5 años que pedía antes de la vista.

Previamente, los familiares de la víctima presentaron un escrito a los jueces en el que expresaban su convencimiento de que 5 años de cárcel era una pena excesiva.

La agresión ocurrió a media tarde del 14 de agosto de 2007 en un domicilio de San Juan de Aznalfarache (Sevilla), donde el acusado preguntó al niño por sus familiares.

Como el niño no le respondió, según el fiscal, el acusado le golpeó primero en la cabeza y después en la espalda con ayuda del cable, hasta que le separó otra persona que se encontraba allí.

El menor sufrió lesiones de las que tardó en curar quince días, durante ese tiempo precisó de analgésicos y antiinflamatorios y le han quedado como secuelas cuatro cicatrices en la espalda que le producen un perjuicio estético, precisa el fiscal.

Junto a la pena de cárcel por un delito de lesiones, el fiscal solicitó el pago de 1.750 euros de indemnización al menor de edad.