Primero le tocó a las paradas de Bilbobus, en la capital; ahora es el turno de las de los autobuses de Bizkaibus en todo el territorio vizcaíno.

Alrededor de un centenar de paradas de los autobuses interurbanos de Vizcaya dispondrán a partir de enero de pantallas electrónicas de información a los viajeros. El departamento de Transportes de la Diputación ha reservado parte de su presupuesto a la implantación de este sistema en las paradas que recojan a más de 250 pasajeros cada día.

Estas pantallas electrónicas informarán sobre los recorridos y frecuencias de las líneas de autobús, pero, sobre todo, dirán el tiempo que falta para que llegue el bus, una información que los viajeros de Bilbobus han calificado como de muy positiva en las encuestas municipales.