La Inspección de Trabajo ha enviado un requerimiento al Ayuntamiento de Granada para que en un plazo máximo de tres meses solucione los problemas en las arquetas y cámaras de registro de Telefónica que se vieron afectados por las obras de Gran Vía y Constitución y que suponen un "riesgo" para los trabajadores.

Así lo ha dado hoy a conocer la portavoz del grupo municipal de IU, Lola Ruiz, que ha criticado que el alcalde, José Torres Hurtado (PP), "no haya hecho nada" transcurridos ocho meses desde que se conocieron los problemas derivados de esas obras.

Las obras modificaron los accesos de entrada de las cámaras de registro y arquetas de canalización subterránea de Telefónica, lo que provocó "inseguridad" para los trabajadores.

Izquierda Unida, que ya denunció los hechos el pasado marzo, mantiene que los problemas fueron causados por la eliminación de las cubiertas circulares originales de Telefónica y su posterior sustitución por tapas cuadradas "sin ninguna homologación oficial".

Riesgos para los técnicos 

Esa circunstancia impide el uso de medios de protección colectiva y de herramientas para apertura de tapas, con los "riesgos" que eso conllevaba, según Ruiz.

Además, en al menos dos cámaras de la Avenida de la Constitución se ha modificado el acceso a las mismas, lo que hace "prácticamente imposible" la evacuación del trabajador en caso de accidente.

Ruiz ha urgido al equipo de gobierno a que actúe "sin demora" para solucionar "un problema provocado por las prisas en la ejecución de las obras, por la descoordinación con las empresas afectadas por la intervención" y por no haber sido tenidas en cuenta las "necesidades y seguridad en el trabajo".

La portavoz del grupo municipal de IU se ha preguntado si estos problemas no se habrán repetido en las obras de la tercera fase de Constitución que actualmente se ejecutan.