Consejos para conducir una furgoneta
Las furgonetas ofrecen una visibilidad más reducida. CC

Durante 2016 fallecieron 58 personas que circulaban en furgonetas por vías interurbanas, con las distracciones como una de las principales causas, generalmente generadas por un exceso en el tiempo de conducción. Las furgonetas han evolucionado mucho en los últimos años y su conducción cada vez es más similar a la de los turismos. Aun así, son vehículos más grandes y pesados que implican una habilidad y consejos especiales.

Encontramos furgonetas para el transporte de mercancías, pero también de personas. Incluso hay muchos vehículos comerciales ligeros que también se utilizan como coche de familia.

Es importante diferenciar entre derivados de turismo o comerciales ligeros –los más parecidos a un turismo-, los vehículos mixtos adaptables –permiten llevar simultáneamente personas y mercancías siempre que estén separados- y furgones o furgonetas –principalmente destinados al transporte de mercancías y cuya cabina está integrada en la carrocería-.

Las puedes conducir con el carnet B, pero con excepciones

Si estás pensando en adquirir una furgoneta debes saber que necesitas el carnet de conducir tipo B, el mismo que para turismos, pero solo si la furgoneta no supera el peso máximo autorizado de hasta 3.500 kilos. Por encima de ese peso será obligatorio estar en posesión del carnet tipo C1.

Cuidado con la velocidad, ¡está limitada!

Junto a las distracciones, la velocidad es un factor de riesgo importante a la hora de conducir furgonetas o vehículos comerciales ligeros. El Reglamento General de Conductores establece unos límites de velocidad para furgonetas que están por debajo de los límites de los turismos, excepto en ciudad, donde el límite se sitúa en 50 kilómetros por hora.

¿A qué velocidad máxima se puede circular con furgoneta en carretera? Depende del tipo de vía. Por ejemplo, en vías interurbanas sin arcén o con un arcén menor a 1,5 metros de ancho la velocidad máxima se establece en 80 km/h para furgonetas ligeras o derivados de turismo, y de 70 km/h para furgonetas o furgones. Si el arcén tiene como mínimo 1,5 metros la velocidad, para los primeros se incrementa a 90 km/h y para los segundos a 80 km/h. En autopistas y autovías, la velocidad también está limitada a 100 km/h para vehículos comerciales ligeros, y a 90 km/h para las furgonetas o furgones.

Especial precaución cuando…

  • Se circula detrás de otro vehículo. En esta situación la distancia de seguridad se debe aumentar con respecto a cuando se circula con un turismo, especialmente porque las furgonetas son vehículos más pesados. Esto unido a que suelen circular con bastante carga de mercancías provoca una reducción de su capacidad de frenado.
  • Se realiza un adelantamiento. Adelantar con un vehículo pesado, más voluminoso y con unas prestaciones, por lo general, más bajas que en vehículos de tipo turismo conlleva aumentar la precaución a la hora de realizar la maniobra. Es importante que el conductor conozca bien la capacidad de aceleración del motor que lleva su vehículo para no llevarse sustos innecesarios.
  • Sujetamos y distribuimos la carga. En vehículos grandes y altos es especialmente importante distribuir la carga correctamente para evitar que el comportamiento dinámico se vea afectado. Los objetos más pesados se deben colocar en la parte más baja del espacio de carga y entre los dos ejes. También es imprescindible sujetar bien toda la carga para evitar desplazamientos durante el trayecto.
  • Circulamos con mucha carga. Con un vehículo muy cargado hay que realizar movimientos más suaves al volante y siempre estar muy pendiente de la carretera para prever las necesidades con más antelación. Incluso con el vehículo sin carga no se debe realizar una conducción agresiva, ya que ni los neumáticos ni las suspensiones están destinados para ello. Y recuerda que nunca se debe sobrepasar el peso máximo autorizado.
  • Las condiciones meteorológicas son adversas. Si el suelo está mojado por lluvia, niebla o nieve hay que aumentar aún más la distancia de seguridad. También hay que saber que las furgonetas, al ser vehículos más altos, son más sensibles al viento lateral, por lo que debes sujetar el volante con fuerza, sobre todo cuando adelantes a un camión o salgas de un túnel.
  • La visibilidad es reducida. Las furgonetas por lo general ofrecen una visibilidad más reducida comparada con la de un turismo e incluso algunas no tienen espejo retrovisor interior, lo que obliga a estar mucho más pendiente de los retrovisores exteriores y de los ángulos muertos.

Y no descuides el mantenimiento del vehículo, con especial atención al estado de los neumáticos. También cumple en todo momento las normas de circulación: velocidad, señales, cinturón de seguridad, nada de alcohol y drogas al volante…

ENLACES RELACIONADOS