Una de las sugerentes imágenes de la exposición Undressed de Mario Testino
Vogue Italia, Paris, 2000 © Mario Testino Mario Testino

Ni el mundo de la moda ni el de la fotografía podrían entenderse a estas alturas sin él. Mario Testino (Lima, 1954) coleccionó durante sus años mozos un buen puñado de carreras –Economía, Derecho y Relaciones Internacionales- pero su llegada a Londres en 1976 le arrojó en brazos de su verdadera vocación. Desde entonces, las firmas y diseñadores más exclusivos y cabeceras como Vogue, Elle y Harper's Bazaar le reclaman de forma ininterrumpida.

Su golpe de gracia llegó a mediados de los 90 con dos portadas para Vanity Fair. Primero con unas fotos de Madonna caracterizada como Evita, luego con el renacimiento en imágenes de Lady Di un mes antes de su trágica muerte. Se convierte, oficialmente, en el fotógrafo de las celebrities. Desde entonces, su nombre no ha dejado de crecer y su obra ha podido verse en museos de referencia como el Thyssen de Madrid o la National Gallery de Londres.

Heredero directo de Richard Avedon y Helmut Newton, es precisamente en la Fundación de este último en Berlín donde podemos admirar su trabajo estos días y hasta el próximo 19 de noviembre. Mario Testino. Undressed / Helmut Newton. Unseen / Jean Pigozzi. Pool Party es una exposición que combina moda, erotismo y anatomía y en la que comparte protagonismo con el desaparecido fotógrafo alemán y el francés Jean Pigozzi.

Cumpliendo uno de los últimos deseos de Newton, que expresó antes de morir su intención de que su fundación se convirtiese en plataforma no solo para su obra sino también para la de otros autores, Testino presenta uno de sus proyectos más personales e íntimos: Desvestidos.

Retratos inéditos

Se trata de una instalación site-specific de 50 imágenes gigantes repartidas en tres salas de exposición, que exploran el concepto de desnudo fotográfico y entre las que se encuentran numerosos retratos de estudio inéditos hasta la fecha, que muestran al Testino más desconocido y alejado de su imagen pública. Una inusual forma de presentación, sin precedentes en la obra del autor peruano y en la historia de la Fundación alemana, que llena el espacio de cuerpos y emociones.

Mick Jagger, Bono o Jack Nicholson se pasean por las fotos de Pigozzi

El propio Helmut Newton está presente también con Unseen (Inédito), una selección de originales de distintos formatos procedentes de los archivos de la fundación y en su mayoría inéditos. Como es habitual en la obra del maestro alemán, mujeres, moda, desnudos y erotismo van de la mano en estas fotografías convirtiendo al espectador en una especie de voyeur.

Colega de ambos, el francés Pigozzi completa la triada expositiva con Pool Party (Fiesta en la piscina), una colección de instantáneas de pequeño formato tomadas en su piscina en Cap d'Antibes. Allí solían pasar temporadas Newton y su esposa June y posan también otras ilustres amistades del autor como Mick Jagger, Bono, Jack Nicholson o la modelo Naomi Campbell.

Undressed, el libro

Paralelamente y para deleite de sus seguidores, la editorial Taschen reúne estas imágenes en el volumen Mario Testino Undressed. Un libro de 144 páginas, donde queda latente la influencia de Newton en su obra –con imágenes que muestran abstracciones del cuerpo con los modelos convertidos en meras formas- y donde se combinan las imágenes de supermodelos como Kate Moss (una de sus grandes musas) y Amber Valleta con instantáneas más intimas como la del joven que afeita el vello púbico a una mujer.

Taschen edita el libro de la exposición que incluye imágenes de su musa Kate Moss

En la misma línea de su anterior libro para Taschen, SIR, muchas de las imágenes pueden interpretarse como una redefinición de los paradigmas masculinos, algo que, de entrada, puede resultar curioso en un artista que ha basado gran parte de su carrera en fotografiar lo femenino.

Ya en su momento declaraba que con ello quería "devolverle a los hombres una libertad que han ido perdiendo por los prejuicios" y que la masculinidad "también puede ser espectáculo" poniendo como referente a David Bowie.

Las imágenes van acompañadas de un texto introductorio del comisario Matthias Harder, una conversación informal con Carine Roitfeld y un ensayo del psiquiatra y psicólogo Manfred Spitzer, que ofrece una perspectiva neurocientífica a nuestra percepción visual de los cuerpos y la belleza.